presentada por
Menú
Franck Ribery

Una superestrella de verdad

Los compañeros de Franck Ribery en la selección de Francia alaban las cualidades del nuevo fichaje del Bayern de Múnich. El ex jugador francés Zinedine Zidane calificó a Ribery como “una joya del fútbol francés”, y el delantero Thierry Henry reconoció que es “una pesadilla para cualquier defensa”. A partir de la nueva temporada, el mediocampista de 24 años vestirá la camiseta número “7” del Bayern. A continuación les presentamos al hombre por el cual el conjunto bávaro ha desembolsado una cifra récord de dinero.

La vida de Ribery sin duda ha estado marcada por el sacrificio. Nacido el 1 de abril de 1983 en la ciudad Boulogne-sur-Mer ubicada en el norte de Francia, el jugador se crió en una familia humilde y sencilla. El ambiente social que lo rodeaba no era el mejor si se toma en cuenta que en el barrio donde vive la familia Ribery el porcentaje de desocupación es de aproximadamente un 60 por ciento. A los dos años de edad Franck sufrió un accidente automovilístico que lo marcaría para siempre. El auto en el que viajaba junto a su padre chocó de frente con otro vehículo y el pequeño Franck salió volando por la ventana. Desde entonces el jugador tiene una cicatriz en su rostro.

Del internado a la obra de construcción

Sin embargo, el accidente sufrido lo hizo más fuerte. Ribery recuerda que su motivación era demostrarle a todo el mundo que podría salir adelante. “Siempre fui un luchador”, afirma el francés. Desde pequeño sobresalió por su talento futbolístico. A los 13 años ingresó al centro de formación del club OSC Lille, pero debido a problemas en el colegio fue expulsado del internado y tuvo que regresar a la casa de sus padres.

Primero Ribery volvió a jugar en el club de su barrio y enseguida pasó al Olympique Alès. Una y otra vez surgen problemas económicos por lo cual Ribery decide ganarse un dinero adicional ayudando a su padre en la obra de construcción. “Ahí aprendí mucho“, reconoce el jugador francés. Poco tiempo después Ribery ficha por el Stade Brest de la tercera división francesa. “En ese equipo empecé a trabajar en serio“, afirma el jugador.

En Turquía le decían FerraRibery

En una temporada Franck logra la titularidad y se transforma en pieza fundamental del equipo. Al mismo tiempo decide cambiarse al Islam debido a que su mujer Wahiba es musulmana. “En momentos difíciles, el Islam me ayudó a encontrar una cierta paz interior”, cuenta Ribery. Después de un año exitoso en el Brest, Ribery logra el salto a la primera división del fútbol francés y ficha por el FC Metz. En agosto de 2004 es elegido como mejor jugador del mes de la Ligue 1.

Sin embargo, nuevamente surgen problemas. Después de un incidente en un club nocturno, el presidente del Metz se niega a subirle el sueldo y Ribery decide partir al fútbol turco donde es fichado por el Galatasaray de Estambul. En Turquía se transforma rápidamente en el regalón de la hinchada y recibe el sobrenombre “FerraRibery“ por su gran velocidad. Con un gol y dos asistencias del mediocampista francés, el Galatasaray logra conquistar la Copa turca en el año 2005. Hasta el día de hoy ese ha sido el único título que ha ganado Ribery en su carrera.

Ribery se destapa en el Mundial

Después de medio año en el Galatasaray, Ribery regresa nuevamente a Francia porque los directivos del club turco no le pagan durante más de tres meses el sueldo. El nuevo destino del jugador es el Olympique de Marsella. Ribery se interpone ante todos los problemas y sigue mejorando su nivel futbolístico. En Marsella, Franck se reencuentra con su ex entrenador Jean Fernandez a quien conocía desde su época en el Metz y en poco tiempo se transforma en una de las figuras del equipo.

Tras una excelente temporada con el Olympique de Marsella, Ribery es nominado por primera vez a la selección de Francia. Pocas semanas antes del inicio de la Copa del Mundo en Alemania debuta con la camiseta del “Equipe Tricolore”. Ribery se transforma en uno de los mejores jugadores de Francia en el Mundial y logra incluso el subcampeonato. Tras el Mundial una serie de equipos de primer nivel como el Real Madrid, el Arsenal de Inglaterra, el Olympique de Lyon y el Bayern Múnich muestran interés por el hábil jugador.

El Bayern insiste hasta el final

Sin embargo, el presidente del Marsella Pape Diouf declara como intransferible a Ribery. Pero al mismo tiempo le promete que si se cumplen ciertos requisitos puede partir al año siguiente. Ya que el Bayern insiste en contratar al talentoso jugador y Willy Sagnol le cuenta lo lindo que es jugar en el Bayern Múnich, Ribery finalmente decide fichar por el conjunto bávaro.

“Me siento muy cómodo jugando por las bandas, ya sea en la izquierda o en la derecha. También me gusta mucho conducir el balón y encarar a la defensa”, describió Ribery sus principales características futbolísticas durante su presentación oficial en Múnich. Con esas cualidades esperamos que pueda ayudar al Bayern a recuperar la senda del triunfo.

„Bienvenue à Munich, Franck, et bonne chance!“