presentada por
Menú
En la Copa de la Liga

Ribéry ansioso por enfrentar al Stuttgart

Si Franck Ribéry ya dominase el idioma alemán, sin duda que se hubiese alegrado de leer la prensa el lunes por la mañana. Todos los periódicos de Múnich alabaron el rendimiento mostrado por el conjunto bávaro en la goleada 4:1 contra el Werder Bremen el sábado pasado. A falta de casi tres semanas para el inicio de la Bundesliga, la eufória que existe en torno al Bayern crece cada vez más.

Y Ribéry es uno de los principales responsables del buen ánimo que reina en el Bayern. Contra el Bremen no sólo marcó dos goles, sino también se juntó con sus compañeros y volvió locos a los defensas rivales. Especialmente con Bastian Schweinsteiger se entendió a la perfección. “Ambos somos jugadores jóvenes, sabemos tratar el balón y lo pedimos constantemente. Simplemente tratamos de jugar al fútbol y divertirnos sin pensar mucho”, comentó el jugador francés el lunes.

Ribéry quiere seguir mejorando

Ribéry aseguró que con el pasar del tiempo el entendimiento seguirá mejorando. “Aún tengo que conocer mejor a mis compañeros. El entendimiento dentro de la cancha tiene que mejorar”, dijo el mediocampista. Este miércoles Ribéry y compañía tendrán la próxima oportunidad para seguir mejorando el funcionamiento del equipo. El Bayern se verá las caras con el actual campeón alemán VfB Stuttgart en las semifinales de la Copa de la Liga.

Ribéry está ansioso por enfrentar al conjunto suabo. “Ellos son los actuales campeones de Alemania y esta temporada también estarán luchando los primeros puestos. En este partido podemos ver cómo estamos realmente“, dijo el francés y al mismo tiempo reconoció que espera que el equipo pueda repetir en Stuttgart el buen rendimiento mostrado contra el Bremen. “Queremos seguir avanzando“, afirmó el jugador musulmán. Ribéry reza antes de cada partido.

Franck será padre por segunda vez

Ribéry confía a ciegas en sus propias condiciones y asegura que mientras pueda no dejará de correr dentro de la cancha. “Me siento bien y siempre me entrego al máximo”, dijo el francés. Su entrenador Ottmar Hitzfeld reconoció que se siente feliz por tenerlo en su equipo y aseguró que será “una atracción para la Bundesliga”.

Futbolísticamente hablando Ribéry ha tenido un gran comienzo en Múnich. Pero en su vida privada también hay razón para festejar. “Mi mujer Wahiba está hace tres meses embarazada. Será nuestro segundo hijo y estamos felices por eso“, contó el jugador de 24 años este lunes. La verdad es que las cosas no podrían ir mejor para Ribéry en Múnich.