presentada por
Menú
Hitzfeld está feliz

El mejor inicio de temporada de la historia

8 triunfos, 26 puntos, 27 goles a favor y 4 en contra. El Bayern de Múnich ha impuesto un nuevo récord en el inicio de la temporada. Nunca antes, desde que existe la regla de los tres puntos (1995/96), un equipo había logrado sumar tantos puntos tras diez jornadas en la Bundesliga. Pese a que Ottmar Hitzfeld mantiene la calma porque sabe que aún no han ganado nada, el técnico bávaro se mostró muy satisfecho con el rendimiento mostrado en el triunfo 2:1 sobre el Bochum.

"Para mí fue muy importante ver cómo el equipo logró superar la desventaja inicial y con mucha tranquilidad siguió jugando hacia adelante. Eso demuestra que el equipo tiene mucha moral", analizó Hitzfeld después del partido y enseguida agregó: "La idea no es empezar siempre perdiendo, pero para mí fue muy importante ver que el equipo está capacitado para dar vuelta un marcador adverso."

El Bayern reaccionó a tiempo

Por su parte, Uli Hoeness reconoció que el partido fue "muy complicado". El Bochum se puso tempranamente en ventaja gracias a un gol marcado por Dennis Grote (11.). El joven jugador alemán se despachó un violento remate desde fuera del área que dejó sin opción alguna al portero bávaro Michael Rensing.

Pero enseguida vino la reacción del Bayern. A pesar del cansancio de algunos jugadores que tuvieron que hacer largos viajes para defender a sus respectivas selecciones y de la presión por estar en desventaja, el conjunto bávaro se fue en búsqueda del empate. "Presionamos mucho al rival y deberíamos haber logrado el empate antes. Incluso nos deberíamos haber ido en ventaja al descanso", afirmó Hitzfeld.

Klose y Toni sin suerte

Con el pasar del tiempo, el conjunto local se fue replegando cada vez más en su propio campo y al Bayern le costó mucho penetrar la defensa rival. Miroslav Klose y Luca Toni estuvieron muy marcados por los defensas del Bochum y por primera vez en lo que va de la temporada, ninguno de los dos delanteros bávaros se pudo inscribir en la lista de goleadores. "Ahí es cuando tienen que aparecer otros jugadores", dijo Hitzfeld.

Y precisamente eso fue lo que sucedió. Cuando el partido empezaba a complicarse, apareció la magia de Franck Ribéry. El jugador francés marcó de tacón el gol del empate (35.) y luego dio el pase para el tanto de Bastian Schweinsteiger (78.). "Gracias a Dios tenemos a Ribéry. Fue el mejor jugador de la cancha", alabó Hitzfeld. "Esta temporada la diferencia es que tenemos jugadores que pueden desequilibrar y decidir un partido solos", dijo Hoeness.

Hitzfeld conforme

La calidad individual de Franck Ribéry y la actitud del resto del equipo inclinaron la balanza a favor del Bayern y le permitieron quedarse con los tres puntos en Bochum. "El Bochum nos complicó más de la cuenta, pero al final el triunfo 2:1 es absolutamente merecido", sostuvo Hitzfeld. La estadística del partido habla por sí sola: 61 por ciento de posesión del balón, 55 por ciento de balones divididos ganados, 27:7 remates a puerta y 9:2 tiros de esquina para el Bayern.

"Estoy muy satisfecho con el rendimiento del equipo", se mostró contento Hitzfeld tras disputar la décima jornada de la Bundesliga. El tropiezo del Schalke (1:1 en Rostock) hizo que el fin de semana fuera perfecto para el conjunto bávaro. "Eso es muy bueno", dijo Hoeness y luego añadió: "Ahora tenemos más tranquilidad aún."