presentada por
Menú
Para vencer al Bolton

El Bayern mantendrá el balón a ras de piso

Innumerables centros, córners y lanzamientos libres envió el Bayern el sábado pasado al área del Frankfurt. Pero el balón no quiso entrar en la portería rival. Después del partido Ottmar Hitzfeld criticó la falta de precisión a la hora de definir las jugadas. “Tenemos que mejorar en ese aspecto”, dijo el entrenador bávaro tras el 0:0.

Por lo mismo, el martes se pudo observar a los jugadores bávaros entrenando centros en la ciudad deportiva del Bayern. El objetivo es llegar en óptimas condiciones al duelo del jueves contra el Bolton Wanderers en la Copa UEFA. El conjunto inglés, que marcha penúltimo en la Premier League, es conocido por su juego defensivo. Eso es lo que también observaron Hitzfeld y el veedor del club Wolfgang Dremmler.

Hitzfeld quiere jugar por abajo

Otra cosa que les llamó la atención del equipo inglés es que posee jugadores de gran envergadura física en la defensa. En el empate 1:1 del Bolton con el West Ham United el domingo pasado, el promedio de estatura de los defensas fue de 1,85 metros. Entre ellos los dos gigantes Andrew O’Brien y Lubomír Michalík de 1,91 metros cada uno.

Por eso, Hitzfeld realizó una serie de ejercicios tácticos antes del trascendental partido. El técnico bávaro quiere que su equipo juegue con el balón a ras de piso. “La idea es meter balonazos largos, pero siempre a ras de piso porque así los defensas de ellos tendrán problemas“, contó Hitzfeld el miércoles.

Ribéry tendrá doble marca

El técnico bávaro espera que Franck Ribéry retome las riendas del juego y sea el principal creador de fútbol del equipo. El volante francés jugó contra el Frankfurt tras estar de baja dos semanas y se notó falto de fútbol. “Antes de la lesión estaba muy conforme con mi rendimiento. Después no pude entrenar durante diez días y eso lo he sentido demasiado”, dijo Ribéry sobre su situación actual.

El jugador de 24 años también reconoció que poco a poco los rivales han ido descubriendo su forma de jugar. “No sé si ustedes se habrán dado cuenta, pero en el último tiempo ya no me cometen infracciones tan fuertes, pero a cambio tengo dos o tres jugadores marcándome“, afirmó Ribéry y al mismo tiempo aseguró que no cambiará su forma de jugar. Y eso está bien así porque con su velocidad y sus dribblings puede decidir en cualquier momento un partido. Ojalá que así sea el jueves contra el Bolton.