presentada por
Menú
Ribéry satisfecho

’En estos primeros seis meses me fue bien’

“¡Mon car!“, “¡mi auto!“, gritó Franck Ribéry en una mezcla de francés e inglés. Con cara de espanto miró hacia Miroslav Klose. Un pase de 25 metros que iba dirigido al francés se desvió y cayó sobre el techo del auto de Ribéry. Klose se reía, Ribéry gesticulaba de forma exagerada y después se rió. No, ni siquiera en semanas en las que para el Bayern muchos tiros se desvían, el gracioso francés no ha perdido su buen humor.

“Un poco frustrado” reconoció encontrarse después del último partido en la conferencia de prensa del lunes. “Con lo que respecta a los resultados, estamos en un momento complicado. Pero seguimos teniendo un muy buen equipo y buen humor”, dijo Ribéry, al que “un poco me molesta, que estemos bajo tanta presión. Tengo la sensación de que acá se entra fácilmente en pánico. Deberíamos permanecer concentrados y unidos de forma solidaria”.

Gracias al club

El joven de 24 años no tiene dudas sobre su pase al Bayern. Ya mientras se le formulaba la pregunta interrumpió con la respuesta: “¡Non! No me arrepiento para nada de haber venido aquí. Quiero agradecer al Bayern. Da igual qué problema tenga, siempre se me está ayudando”.

Tanto en lo privado como en lo deportivo, el francés se ha adaptado muy bien al club alemán. “En los primeros seis meses me fue bien”, dijo Ribéry. “Tanto mi familia como yo, nos sentimos muy bien aquí. En lo deportivo estoy satisfecho. Pude dar placer a los fans y yo mismo me divertí también”. Y esto, a pesar de encontrarse siempre bajo la férrea marca de los rivales. “Muchas veces soy marcado por dos jugadores y tengo poco espacio para moverme”, contó.

Coronado en Francia

Sin embargo, Ribéry siempre supo posicionarse en situaciones decisivas con su capacidad técnica. En la Bundesliga anotó 4 goles en 16 partidos y asistió en 3 oportunidades, en la Copa de Liga brilló con 3 goles. Los fans del Bayern lo eligieron dos veces como “jugador del mes del club” (agosto y noviembre), pero la coronación de la primera vuelta la obtuvo Ribéry al haber sido elegido en Francia “jugador del año” el domingo pasado (informó fcbayern.de).

“Me alegro especialmente de haber ganado este reconocimiento en mi estancia en el Bayern. Es una recompensa para mí y para el club. Eso significa que estoy haciendo un buen trabajo”, cree Ribéry, que ve este premio como una condecoración a su trabajo en la última mitad del año. En los últimos partidos no he jugado tan bien, “como lo esperaba de mí mismo”, admitió. “Después de tantos partidos, estoy un poco cansado. Tal vez el frío también sea un motivo”.

De Thessaloniki a las vacaciones

Para finalizar su primera temporada en el Bayern, Ribéry quiere brillar el miércoles en la Copa UEFA ante el Aris Thessalonili. “Una victoria es muy importante para nosotros. Para el club, para el equipo, para los fans y para los dirigentes”, dice, sabiendo el jugador del seleccionado francés sobre la importancia del último partido antes de las vacaciones de invierno. “Si ganamos, nos hará bien a todos”.

Cuando el miércoles por la noche se retiren del Allianz Arena, empezarán para Ribéry y sus compañeros las vacaciones de navidad. Las premisas para las mismas son “Disfrutar, recuperarse y después en la segunda vuelta de la temporada hacer todo lo necesario para salir campeones”, dijo el joven de 24 años. “Pienso que nos hará bien una pausa”.

Malabares con el alemán

Ribéry también quiere mejorar sus conocimientos del idioma alemán en la segunda vuelta. El vocabulario futbolístico lo domina, pero sino, “hace malabares con las palabras”, opinó sobre sus avances en el aprendizaje. Si bien quiere aprender alemán “tan rápido como sea posible, siendo sincero, es difícil ponerse a estudiar de forma constante, estando cada 3 días de viaje”. Pero sigue estando muy motivado, aclaró. Simplemente basta un caso como el del auto, para poder reaccionar en alemán.