presentada por
Menú
‘El equipo está vivo’

El Bayern, satisfecho con su victoria trabajada

La recompensa para Oliver Kahn y compañía llegó alrededor de una hora después del pitido final. En el autobús, de camino al aeropuerto, el entrenador Ottmar Hitzfeld les informaba a sus jugadores que suspendía el entrenamiento del lunes. Recién el miércoles volverían al trabajo.

Esta decisión espontánea de Hitzfeld de dar un pequeño descanso de dos días a los últimamente fatigados jugadores, fue el merecido premio por el triunfo conseguido el domingo a la tarde. Con la victoria por 1-0 de visitante frente al Arminia Bielefeld, el equipo muniqués recuperó la punta de la tabla, que había quedado temporalmente en manos del Werder Bremen, y que constituye un importante paso en el camino hacia el título de la Bundesliga. “Era importante dar un golpe de autoridad tras haber cedido por primera vez, aunque sólo fuera por 24 horas, el liderato”, dijo un aliviado Hitzfeld tras conseguir unos tres puntos muy importantes en el estadio de Bielefeld.

Un campeonato de otoño que da fuerza moral

“Teníamos que reaccionar después de que el Bremen se había puesto por delante”, opinó el defensor Christian Lell. Desde la primera jornada de liga, el Bayern lideraba la clasificación con una ventaja de unos 6 puntos. Perder la primera posición tan cerca de la pausa navideña hubiera dado mucho que hablar en los medios periodísticos. “El campeonato de otoño nos da una ventaja psicológica”, opinó Hitzfeld, cuyo equipo tiene este título no oficial al alcance de la mano. “Hemos estado quince jornadas en lo más alto de la tabla y queremos seguir estándolo dentro de diecisiete”.

El partido en Bielefeld no es seguramente uno de los más brillantes del Bayern en la actual temporada. Después del decepcionante partido de Braga, donde tras el 1:1 el equipo echó de menos “la última pasión, el último mordisco, la última voluntad” (Kahn), era importante para Hitzfeld ver en el equipo combatividad y capacidad de resolución. “Han demostrado totalmente que quieren ser campeones alemanes. El equipo está vivo”, sentenció satisfecho el entrenador bávaro.

Ribéry abrió el camino

El estado del terreno de juego y especialmente las condiciones climatológicas no eran las más idóneas para un fútbol de gran calidad. “Lo teníamos previsto. Sabíamos que había que ponerse el mono de trabajo y dejarnos de lujos con el balón”, reconoció Hitzfeld, cuyo conjunto comenzó a tomar el mando del partido pasado el cuarto de hora. “Hemos necesitado 20 minutos para encontrar nuestro ritmo y organizarnos”, confesó Hitzfeld.

Ribéry abrió finalmente el camino. El francés marcó una vez más la diferencia al mantener la cabeza fría ante la portería contraria y conseguir la ventaja en el marcador justo en el momento preciso. ”Estoy muy contento, porque estos tres puntos eran muy importantes para el equipo. No fue fácil, ya que el Bielefeld luchó por cada balón”, dijo el jugador galo. Ribéry no se dejó impresionar por el juego del rival ni tampoco por los cánticos de burla del público local: “Tenemos a Kamper, nos da igual Ribéry”.

Líderes, ¿hasta el final?

“Con el 1-1 había más tranquilidad en el juego y dominamos al adversario,” dijo Hitzfeld. “Si olvidamos los primeros veinte minutos, fuimos superiores”, declaró Miroslav Klose. La verdad es que el Bayern no estuvo en situación delicada tras ponerse por delante en el marcador e incluso perdió por poco la oportunidad de resolver el partido antes del final. Aunque “hubo muchas pérdidas de balón”, criticó Hitzfeld.

Hitzfeld debe haber quedado muy satisfecho con su defensa, tras superar los primeros minutos críticos del partido. Oliver Kahn, quien en Bielefeld superó la marca de 300 partidos jugados en la Bundesliga y logró el récord de 249 partidos ganados con el Bayern (en poder hasta entonces del mítico Sepp Maier) apenas entro en acción en todo el partido. “Estoy satisfecho, porque mantuvimos el arco en cero”, declaró el sustituto de Lucio, Daniel Van Buyten, en conferencia de prensa: “Somos los líderes y vamos a defender esa posición hasta el final”.