presentada por
Menú
'Vamos a estar tranquilos'

Concentración para una segunda vuelta exitosa

El domingo a la mañana, mientras Ottmar Hitzfeld viajaba con su equipo a Marbella, Jürgen Klinsmann partía casi al mismo tiempo también desde el aeropuerto de Munich con un avión de Lufthansa hacia Los Angeles. En paisajes cálidos, el actual entrenador del Bayern intentará -en la Costa del Sol- armar la base para una exitosa segunda vuelta, mientras su sucesor –en California- planeará su trabajo como futuro director técnico bávaro.

Apenas unos días después de conocerse la despedida de Hitzfeld al término de esta temporada, los directivos del Bayern presentaron a su sucesor y dieron por terminado así un tema que traería cola en la prensa. “Estamos contentos de poder haber zanjado el tema y viajar a Marbella a preparar la segunda vuelta con total tranquilidad”, dijo Uli Hoeness el viernes en la presentación de Klinsmann. El manager está convencido: “Creo que el trabajo para Ottmar Hitzfeld será más fácil así”.

Hitzfeld cree que habrá tranquilidad

Mejor así, porque se evitarán las especulaciones de los medios de comunicación sobre el posible sucesor de Hitzfeld. Pero su anteriormente criticada distancia de Alemania cuando vivía en Los Angeles en sus tiempos de entrenador nacional, los directivos del Bayern la ven ahora como una ventaja. “Mejor no puede ser“, cree Hoeness. „Klinsmann está lejos, no se encuentra activo en la Bundesliga y no tiene por eso que opinar cada fin de semana sobre el Bayern. Así vamos a tener mucha tranquilidad y nos podremos concentrar en el día a día”, agregó Hitzfeld.

Concentración total es lo que también necesitarán Hitzfeld y los suyos para cumplir con los grandes objetivos que se persiguen. Tanto en la Bundesliga, en la Copa Alemana, como en la UEFA, el equipo muniqués se encuentra en competencia y “vamos a intentar lograr la mayor cantidad de títulos posible”, prometió Hitzfeld. “Estamos haciendo todo lo necesario para concentrarnos en esta temporada“, explicó Hoeness en relación a la relación con los medios de comunicación, pero también respecto a los jugadores: “El equipo sabe quién será el entrenador la próxima temporada y así pueden prepararse con tranquilidad”.

El equipo celebra la rápida solución

En el seno del equipo se recibió de manera positiva el anuncio del próximo entrenador. “Me pareció genial que lo hayan decidido tan rápidamente“, opinó Sagnol. “Nos alegra que hayan encontrado un hombre correcto para el cargo. Eso le trae tranquilidad al equipo”, consideró Schweinsteiger.

Nadie cree en una posible pérdida de autoridad por parte de Hitzfeld por su alejamiento a fines de junio. “No me hago ningún tipo de problemas. La relación entre equipo y entrenador está totalmente intacta”, destacó Hoeness y reafirmó el actualmente lesionado Marcell Jansen: “Ottmar Hitzfeld no es un cualquiera. Es una gran personalidad y es para nosotros, los jugadores jóvenes, un honor estar bajo sus órdenes”. Phillip Lahm, también tuvo palabras en el mismo sentido.

El capitán Kahn, bajo la lupa

El capitán Oliver Kahn cree tanto él como sus colegas van a estar bajo especial observación: “Se va a estar mirando exactamente lo que pasé en el equipo durante el próximo medio año. Pero yo puedo asegurar que nadie va a dejar de estar a tope, porque Hitzfeld se vaya a ir al final de la temporada. Para ello estaré yo y los otros líderes del equipo, ocupándonos de conseguir alcanzar los éxitos”.

Hitzfeld enfrenta su último medio año en el banquillo del Bayern lleno de esperanza. “El trabajo me ilusiona como siempre y tengo la ilusión de que los próximos meses sean inolvidables”. Lo mismo le desea su sucesor. Klinsmann dijo: “Me mantendré al margen hasta el 1 de julio y mientras tanto le deseo a Ottmar Hitzfeld mucha suerte y títulos”.