presentada por
Menú
Resultados positivos

El Bayern arma la base para una segunda vuelta exitosa

El Bayern terminó sus jornadas intensivas en Marbella muy conforme y confiado en lo que respecta a la segunda vuelta. Después de siete días con once unidades de entrenamiento bajo el sol andaluz, el entrenador Ottmar Hitzfeld ve a su equipo bien preparado para pelear por los 3 títulos.

“El balance es muy positivo“, dijo Hitzfeld al finalizar la estadía de una semana en el cuartel del club Westin La Quinta. “Aqui tuvimos condiciones ideales, el equipo se pudo concentrar en lo escencial, es decir en los entrenamientos. Creo que trabajamos muy bien y de manera muy intensa“, dijo el técnico sobre los últimos días.

Mejores resultados que en el verano

Sobre todo el hecho de que en toda la semana no hubo “casi ninguna baja“ que lamentar, hace que Hitzfeld se sienta “muy contento“. Algún que otro problema muscular debido a la “alta intensidad en los entrenamientos“, pero por suerte eso fue todo. De esta forma el “general“ puede contar en esta última semana, antes del primer partido oficial por la Copa Alemana ante el Wuppertal, con todo el plantel, (salvo con Marcell Jansen que en dos semanas retomará los entrenamientos con el equipo).

En lo que respecta a los trabajos físicos, los jugadores trabajaron “de manera muy intensa“ y en comparación con la primera vuelta mejoraron notablemente. Esto lo demuestra en primer instancia los resultados de los test que Hitzfeld consideró como “muy buenos, mejor que el verano pasado“. De esta forma tanto él como su equipo de entrenadores cuentan con una “buena base“ para la próxima vuelta. “Soy optimista. Tenemos que poner todo y meter goles“.

Buena comida, una cama, un lugar

Hitzfeld y su asistente Michael Henke también trabajaron intensamente la parte técnica, para en la próxima vuelta poder volver a jugar al nivel demostrado en el comienzo de la vuelta pasada y de esta forma poder alcanzar los altos objetivos del club: La Bundesliga, la Copa Alemana y la Copa UEFA. “El campeonato alemán es la prioridad absoluta“, aclaró Hitzfeld. “Es un sentimiento muy lindo ganar la Bundesliga“, agregó.

Como mayor ventaja, Hitzfeld ve el hecho de que no se hayan jugado partidos amistosos durante la estadía en la costa ibérica. No sólo se entrenó sin pausas y de forma intensa, sino que también se minimizaron los riesgos de lesiones. “Es posible preparase bien sin jugar partidos“, afirmó Mark van Bommel, quien enumeró los criterios más importantes del entrenamiento: “Buena comida, una cama y una cancha de fútbol, no se necesita más“.

La temporada 2001 como buen augurio

De esta forma el Bayern podrá afrontar la última semana de entrenamiento, en la que se jugarán dos partidos amistosos, con toda la energía y con muchas ganas. “Queremos encarar todos los partidos en buenas condiciones“, dice Hitzfeld, quien no quiere tener “ninguna consideración“ el martes con el Fortuna Düsseldorf y para el lunes tiene programadas dos unidades de entrenamiento. Para el derby local del sábado ante el TSV 1860 Munich Hitzfeld quiere “estar de manera relajada“.

El entrenamiento de 2008 en Marbella podría significar un buen augurio para el desarrollo del resto de la temporada. También en 2001, el Bayern estuvo en la Costa del Sol y finalizó la temporada con el triunfo en la Bundesliga y en la Liga de Campeones. “Estamos muy contentos de haber venido aquí“, dijo el manager Uli Hoeness, quien dijo haberse sentido “super bien“ en Marbella. “Y si esta temporada termina como la de 2001, entonces podremos decir que fue una buena decisión“.