presentada por
Menú
Seleccionador o comentarista de TV

Hitzfeld: 'No entrenaré más en un club'

Ottmar Hitzfeld encara la recta final de su larga y exitosa carrera como entrenador de clubes, muy motivado y con ganas de ganar los 3 títulos. “Como entrenador, uno quiere alcanzar todos los objetivos que se ha propuesto”, dijo el viernes en el campo de entrenamiento de Marbella y dejó claro que lo mejor sería llegar al verano con los tres trofeos bajo el brazo. “Pero para eso, todo tiene que salir bien e incluso tener la suerte de nuestro lado”.

Una semana después de que el Bayern diera a conocer que Jürgen Klinsmann sería el sucesor de Hitzfeld, al actual entrenador se lo vio relajado y muy motivado bajo el sol andaluz. Desde que está aclarada la fecha de su retiro cuando finalice la temporada, trabaja “tal vez hasta más motivado” que antes. “Quiero despedirme victorioso”, dijo el entrenador de 59 años.

Entrenador de selección o comentarista

A la vez, “el general" anunció que después de su actividad en el Bayern no trabajará más como entrenador de clubes. “Ni siquiera sé si volveré al banquillo”, dijo Hitzfeld. A lo sumo lo haría como entrenador de selecciones “donde tenga menos jugadores”.

Una posible opción es el puesto de entrenador de la selección suiza como sucesor de Jacob Kuhn, pero aun “no habría planeadas” reuniones para tratar el tema, según Hitzfeld. Lo único seguro es que “para fines de marzo” quiere tener resuelto qué hará en el futuro. “Primero tengo que decidir si quiero continuar o no”. Una alternativa sería también volver a trabajar como experto en la televisión.

Mejor que nunca

Pero hasta entonces quiere poner todas sus energías en su trabajo en el Bayern, con el que en la próxima vuelta quiere llegar a lograr varias cosas. “Mejor que nunca”, contestó Hitzfeld a un periodista que le preguntó cómo se sentía interiormente. Con los objetivos claros, el trabajo es abarcable. En cuatro meses quiere “entregar un equipo intacto”.

Dos semanas antes de que comience la segunda vuelta de la Bundesliga ante el Hansa Rostock, Hitzfeld dijo que “uno de los mayores desafíos como entrenador” es el armado del equipo. Ahora, en el tiempo que le queda en el club muniqués, quiere “pagarle al club por la confianza que depositaron en él”.