presentada por
Menú
El Bayern se entrena como el Milan

Van Buyten de vuelta, Ribéry en Francia

El jueves por la tarde, al descender de su auto, Willy Sagnol miró sorprendido hacia el campo de entrenamiento. A pocos metros del alambrado había una valla clavada en el piso y arriba una antena. Un cable iba desde la antena hasta una computadora, que se encontraba arriba de una mesa de madera. Sagnol se acercó al escenario y miró con cara de interrogación a Zvonko Komes. El preparador físico del Bayern dirigió su mirada hacia la computadora y se sonrió. Poco después hizo lo mismo ante fcbayern.de.

“Queremos seguir optimizando y personalizando las prácticas”, dijo el croata, que desde el comienzo de la temporada trabaja con Ottmar Hitzfeld. Para eso, desde hace meses se vienen tomando y juntando diferentes medidas físicas de los jugadores del Bayern, para poder graduar el entrenamiento de cada uno de ellos. El jueves, los entrenadores del Bayern probaron un nuevo sistema complementario.

Van Buyten recuperado

Para esto, se mide a cada jugador a través de un cinturón en el pecho el pulso y a través de un transmisor, que los jugadores llevan en el cuerpo, se llevan los datos a la antena de la computadora que plasma los datos de forma gráfica. Los entrenadores ven de esta forma, cuando un jugador ya no entrena dentro de sus pulsaciones óptimas. “De esta forma tomar decisiones durante el mismo entrenamiento. Eso es una gran ventaja”, explicó Komes, quien conoce estos métodos de sus tiempos en el Milan.

Si este sistema será empleado en el Bayern en el futuro está por verse. El jueves se probó por primera vez. Daniel van Buyten también celebró su debut, quien en el nuevo año participó por primera vez del entrenamiento. El belga había vuelto de las vacaciones de navidad con una gripe y pasó los últimos días en cama. “Ya estoy mejor”, dijo a fcbayern.de después de la primera unidad de entrenamiento.

Kahn corre y Ribéry es padre por segunda vez

Quienes continuaron ausentes el jueves en el entrenamiento fueron Oliver Kahn (golpe en el muslo), Zé Roberto (esguince), Lukas Podolski (gripe) y Franck Ribéry. Mientras Kahn daba al menos un par de vueltas al campo y Podolski y Zé Roberto visitaban la sección médica, Ribéry no se encontraba en Munich. El miércoles, el francés viajó a Francia, cerca de París, donde su mujer dio a luz al segundo hijo de la familia Ribéry, tres semanas antes de lo esperado.

Tanto madre como niño se encuentra bien y papá Ribéry se recuperó de su gripe. El centrocampista volverá el sábado a Munich y el domingo volará con los demás al campo de entrenamiento en Marbella. En estos momentos, en Francia, se encuentra trabajando en su condición física junto al entrenador Thomas Wilhelmi.

Jansen a punto de regresar

También hay buenas noticias de Marcell Jansen. Luego de su operación de tobillo en noviembre, el lateral izquierdo se recupera favorablemente. Esta semana quiere dar los primeros pasos en el campo, le contó a fcbayern.de y en Marbella quiere incrementar lentamente la marcha. “Hay buenas perspectivas”, opinó Jansen, quien espera poder volver al entrenamiento con el equipo en la fase preparatoria. Quizás también él tenga la oportunidad de conocer las nuevas técnicas de entrenamiento de Zvonko Komes.