presentada por
Menú
22da jornada de la Bundesliga

El Bayern buscará un triunfo ante el Schalke

El Schalke 04 siempre ha sido un rival difícil de vencer para el Bayern en la Bundesliga. De un total de 37 partidos disputados en Gelsenkirchen, el conjunto bávaro apenas ha podido ganar ocho, 18 veces han empatado y en once oportunidades el Schalke ha salido victorioso. El último triunfo del Bayern, en el campo del Schalke, fue hace casi nueve años y medio. El 17 de octubre de 1998, el conjunto bávaro ganó 3:1 al Schalke.

Desde que el Schalke se cambió de estadio, en el verano de 2001, el Bayern no ha podido ganar nunca en Gelsenkirchen. Hasta ahora han jugado seis veces en la Veltins-Arena, con cuatro triunfos para el Schalke, dos empates y una diferencia de gol de 4:12.

Hitzfeld suma cuatro derrotas

“Nunca hemos podido ganar ahí. Ya es hora de hacerlo”, dijo Ottmar Hitzfeld antes del duelo del sábado. Cada vez que el técnico bávaro dirigió en la Veltins-Arena, su equipo perdió. Este sábado, tendrá la última oportunidad para finalizar esa racha negativa. “La verdad es que las probabilidades de que al fin ganemos allí son cada vez más grandes”, dijo Hitzfeld. “Para el Bayern es una motivación extra poder lograr un triunfo en la Veltins-Arena”, reconoció el director deportivo del Schalke Andreas Mueller.

El objetivo del Bayern el sábado no sólo es terminar la maldición en la Arena del Schalke, sino también seguir sumando puntos en la Bundesliga. “Queremos mantener nuestra ventaja en el liderato”, afirmó Hitzfeld. Actualmente, el Bayern tiene cuatro puntos de ventaja sobre el Werder Bremen y seis sobre el Bayer Leverkusen y el Hamburgo. Mientras el Bremen y el Hamburgo jugarán de local contra el Borussia Dortmund y el Frankfurt respectivamente, el Leverkusen visitará al Bochum.

Ribéry titular

“La verdad es que no me interesa quién viene detrás nuestro. Sólo me importa nuestro rendimiento”, dijo Hitzfeld. El técnico bávaro no cree que el equipo sienta cansancio, después del intenso partido disputado el miércoles contra el 1860. “Es cierto que el partido costó mucha fuerza, pero psicológicamente el triunfo fue muy bueno”, sostuvo Hitzfeld, quien aseguró que sus pupilos harán un buen partido.

Por su parte, Franck Ribéry espera “un partido muy luchado”. Después de dos partidos ingresando desde el banquillo, este sábado el jugador francés volverá a jugar desde el primer minuto. Hitzfeld espera que con la presencia de Ribéry, el equipo pueda volver a mostrar el buen fútbol que mostró al comienzo de la temporada.

Demichelis convocado

El técnico bávaro criticó el juego de sus pupilos en los últimos partidos, en los cuales se observaron demasiados balonazos desde la defensa. “No estoy conforme con el juego que hemos estado mostrando. Estamos fallando en los centros y en el último pase. Tenemos que mejorar nuestro juego por las bandas”, dijo Hitzfeld.

El Bayern viajó sin novedades este viernes a Gelsenkirchen. La única baja será el suspendido Mark van Bommel. Por su parte, Martín Demichelis entrenó sin problemas hoy y fue convocado. Miroslav Klose, quien se había quejado de un golpe en el pie, también estará a disposición de Hitzfeld. El técnico bávaro espera aprovechar el mal momento que pasa el Schalke en la Bundesliga, donde perdieron los últimos dos partidos. “Tenemos que aprovechar los problemas de ellos y tratar de lograr un triunfo”, concluyó Hitzfeld.