presentada por
Menú
Dramático triunfo en el derbi

El Bayern clasificó merecidamente a semifinales

El Bayern de Múnich celebró su cumpleaños número 108 con una hermosa fiesta. 69.000 espectadores llegaron a la celebración, el miércoles por la noche, en la Allianz Arena. Exactamente hace 108 años se fundó el club más importante de la capital bávara y de toda Alemania.

Y qué mejor que festejar con un triunfo sobre el archirrival 1860 Múnich. Ante un marco de público impresionante, que recibió al equipo con una hermosa coreografía, el Bayern y el 1860 Múnich animaron uno de los derbis más emocionantes de los últimos años. “Vimos un partido lleno de emoción y dramatismo“, dijo Uli Hoeness después de intensos 120 minutos de fútbol, en los cuales hubo dos goles anulados, tres expulsados y un gol en el último minuto de la prórroga.

El 1860 empezó mejor

Franck Ribéry fue el héroe de la noche al marcar el gol del triunfo desde el punto penal. El jugador francés no sólo se inscribió en la historia grande del club y del derbi muniqués, sino también ayudó a que el Bayern lograra por vigésima vez el paso a las semifinales de la Copa DFB alemana. “El ambiente en el estadio fue espectacular”, dijo Daniel van Buyten, quien después del partido celebró saltando al frente de la hinchada del Bayern.

“Estoy orgulloso del equipo“, afirmó Mark van Bommel, tras el triunfo número 105 del Bayern en el derbi muniqués. “El gol a un minuto del final, demostró que el equipo siempre creyó en el triunfo y luchó hasta el último segundo”, se mostró contento Ottmar Hitzfeld. Sin embargo, el técnico bávaro reconoció que el primer tiempo de su equipo no fue bueno. “La primera media hora, el 1860 fue mejor”, dijo Hitzfeld. “Los primeros 20 minutos fueron muy malos”, agregó Van Bommel.

Los problemas de siempre

Hitzfeld criticó las pérdidas de balones, el poco movimiento y la casi nula producción ofensiva del equipo, en la fase inicial del encuentro. “No fuimos capaces de vulnerar el cerco defensivo del 1860”, dijo el técnico bávaro, quien después de 20 minutos, modificó el sistema táctico del equipo ubicando a Toni Kroos en el centro del mediocampo, detrás de los delanteros. “Eso fue muy bueno, de allí en adelante controlamos el partido”, sostuvo Van Bommel.

Y efectivamente, el Bayern mejoró y se adueñó del balón en el mediocampo. Pero como ha sido la tónica durante las últimas semanas, no pudo aprovechar las ocasiones de gol creadas. “El partido reflejó nuevamente nuestro principal problema esta temporada. Dominamos los partidos, pero no logramos plasmar esa superioridad en el marcador“, analizó Oliver Kahn. Y como si fuera poco, el árbitro del encuentro le anuló dos goles a Luca Toni (38., 46.).

Tres expulsiones

Simplemente no fue la noche del goleador italiano. En el minuto 84, fue expulsado por Peter Gagelmann después de ver la segunda tarjeta amarilla. “Fue una decisión totalmente exagerada”, criticó Hoeness la expulsión de Toni. Pese a quedar con un hombre menos, el Bayern siguió atacando. “La expulsión nos motivó aún más”, contó Van Buyten.

El Bayern estuvo exactamente 27 minutos en inferioridad númerica. En el minuto 111, fue expulsado el defensa del 1860, Benny Schwarz, tras empujar a Ribéry. “Después apretamos nuevamente el acelerador y nos fuimos con todo al ataque“, dijo Van Bommel. La enorme presión ejercida por el Bayern, tuvo como consecuencia el gol del triunfo.

Penal clarísimo

Cuando se jugaba el último minuto de la prórroga, Chhunly Pagenburg derribó a Miroslav Klose en el borde del área. El árbitro del encuentro, quien no había cobrado un penal clarísimo a Lucio (84.) en el tiempo regular, sancionó la pena máxima a favor del Bayern. “La falta fue sobre la línea y la línea es parte del área”, justificó Hitzfeld la decisión del árbitro. La amargura del 1860, se vio reflejada en una fuerte infracción de Markus Thorandt (120.+4) sobre Ribéry que significó la tercera expulsión del partido.

“A partir del segundo tiempo, fuimos muy superiores e incluso con un hombre menos dominamos el encuentro”, afirmó Hitzfeld. El técnico bávaro reconoció que tuvieron mucha suerte, pero que el triunfo fue absolutamente merecido.

Felicitación al rival

“La victoria fue merecida, pero muy dolorosa para nosotros”, dijo el entrenador del 1860 Múnich, Marco Kurz, quien pese a la eliminación recibió muchos elogios. “El 1860 se entregó al máximo y vendió muy cara su derrota”, afirmó Hitzfeld. Por su parte, Kahn dijo: “El 1860 se esforzó al máximo para poder jugar de igual a igual contra nosotros. Los últimos diez minutos fuimos muy superiores y ganamos merecidamente.“

Clasificar a semifinales de la Copa DFB venciendo al 1860 Múnich, fue el mejor regalo que podía recibir el Bayern para su aniversario. Además, el noveno triunfo consecutivo sobre el 1860 en partidos oficiales, confirmó lo que todo el mundo ya sabía en el estadio. “El Bayern fue, es y siempre será el equipo número uno en Múnich“, dijo Hitzfeld.