presentada por
Menú
Un tiempo bueno, otro malo

El Bayern cumplió su tarea en Rostock

La noche del sábado, se hizo muy larga para la delegación del Bayern Múnich en Rostock. Una vez terminado el encuentro contra el Hansa Rostock, los bávaros partieron raudos al aeropuerto, con el objetivo de llegar lo más rápido posible a Múnich. Sin embargo, hubo un problema y el vuelo no pudo partir hasta las cuatro de la madrugada. Tiempo suficiente para analizar el triunfo 2:1, logrado en el reinicio de la Bundesliga.

"La tarea no era fácil porque se trataba del primer partido y contra un equipo como el Rostock, donde estás obligado a ganar", afirmó Ottmar Hitzfeld y enseguida agregó: "Estoy muy satisfecho. Logramos los tres puntos, ese era nuestro objetivo."

Buen segundo tiempo del Rostock

Sin embargo, el triunfo bávaro, que se disputó en el estadio DKW-Arena de Rostock ante la presencia de 29.000 espectadores, costó mucho trabajo. En el primer tiempo, el Bayern se adelantó 2:0 en el marcador, gracias a los goles de Franck Ribéry (11.) y Luca Toni (43.). Pero en la segunda mitad, el conjunto bávaro perdió el control del partido y el Rostock descontó con un gol de Enrico Kern (52.). Hasta el último minuto, el Bayern tuvo que luchar con dientes apretados para poder quedarse con un triunfo.

"En el primer tiempo jugamos muy bien y la ventaja en el marcador debería haber sido más grande", dijo Hitzfeld, haciendo referencia a las ocasiones de gol desperdiciadas por sus pupilos. "Normalmente deberíamos haber ido ganando 3:0 o incluso 4:0", reconoció también Willy Sagnol, quien por primera vez, desde hace 10 meses, jugó desde el inicio en la Bundesliga.

Peligro en los balones detenidos

Sin la presencia de Ribéry, quien se quedó en el vestuario en el entretiempo por culpa de una contractura en el muslo, el Bayern perdió protagonismo en la cancha y el conjunto local mejoró. "Recibimos el gol en contra muy temprano en el segundo tiempo. Eso nos puso un poco nerviosos. Sobre todo en las jugadas de balón detenido, tuvimos problemas", sostuvo Hitzfeld.

Pese a que el Bayern no pudo repetir el buen juego mostrado en los primeros 45 minutos, el técnico bávaro alabó la entrega y actitud que mostró su equipo. "Estoy satisfecho con la entrega del equipo, pero no con el rendimiento", dijo Hitzfeld.

Recuperar el ritmo de juego

"Nosotros sabíamos que el partido sería muy luchado. Eso quedó demostrado en el segundo tiempo", opinó Oliver Kahn después del encuentro. El portero bávaro, recalcó que en el primer tiempo el equipo "demostró que sabe jugar muy bien al fútbol." Por su parte, Miroslav Klose afirmó: "Tenemos que seguir trabajando hasta que logremos jugar bien durante los 90 minutos."

Ojalá que así sea, en el próximo partido del 10 de febrero, cuando el escolta del Bayern, Werder Bremen visite la Allianz Arena. "Poco a poco tenemos que ir recuperando el ritmo de juego. Contra el Bremen jugaremos de otra forma", anunció Hitzfeld.