presentada por
Menú
Cuartos de final Copa DFB

El Bayern quiere dejar en el camino al 1860

A pesar de que aún no han podido ganar un derbi en la Allianz Arena y de que en los últimos cuatro partidos, sólo registraron derrotas y un empate, en el Bayern están confiados de que esta vez sí saldrán victoriosos. “Esos fueron sólo partidos amistosos”, se refirió Philipp Lahm a los últimos duelos con el 1860 Múnich. Este miércoles, el Bayern y el 1860 se verán las caras en los cuartos de final de la Copa DFB alemana. “Aún tenemos una cuenta pendiente con ellos”, dijo Ottmar Hitzfeld.

Será la versión número 204 del derbi muniqués y al mismo tiempo, el primer partido oficial entre el Bayern y el 1860 en cuatro años (24 de abril del 2004). Según Uli Hoeness, el objetivo es uno solo: ganar! “Esta vez no hay excusas de que es un partido amistoso, esta vez es un partido oficial. No habrá perdón si es que quedamos eliminados de la Copa DFB contra un equipo de segunda división. Si no clasificamos a la siguiente ronda, será una gran desilusión”, dijo el director deportivo del Bayern.

El Bayern favorito

En el Bayern ni siquiera piensan en quedar eliminados ante el archirrival. “Somos favoritos y queremos clasificar a semifinales. Nuestro objetivo es llegar a la final en Berlín”, afirmó Hitzfeld y enseguida agregó: “Tenemos la gran oportunidad de ganar un título y no queremos desaprovecharla.”

Pese al gran favoritismo del Bayern, los jugadores están conscientes de que no será fácil avanzar a las semifinales. Franck Ribéry espera un partido “muy intenso y disputado“. Por su parte, Hitzfeld advirtió que el partido será muy luchado, porque el actual séptimo de la segunda división alemana, no tiene nada que perder. “Ellos se entregarán al máximo. Nosotros no debemos dejarnos provocar. Tenemos que mantener la calma y jugar concentrados con la mente puesta en ganar el encuentro”, dijo el técnico bávaro.

El 1860 está motivado

En Múnich no es un secreto que el 1860 quiere amargarle la noche al Bayern. “Mis pupilos están muy motivados”, dijo el técnico del 1860 Marco Kurz y enseguida agregó: “Queremos dar la sorpresa y lograr lo imposible. Queremos clasificar a semifinales.” Por su parte, el director deportivo del 1860 Stefan Reuter aseguró: “Sólo tendremos una posibilidad si es que dejamos la vida en la cancha. Tenemos que mojar la camiseta, correr y luchar como leones.”

El 1860 Múnich no ha tenido un buen comienzo en la segunda vuelta de la temporada. Sólo han ganado uno de cuatro partidos y en tres de ellos no fueron capaces de marcar un gol. Esto se debe a que sus principales figuras en el ataque Berkant Goektan, Markus Schroth y Antonio Di Salvo, están lesionados. Los tres se perderán el duelo del miércoles. Además, estará ausente el lateral derecho Fabian Johnson. A cambio, volverán al equipo los defensas Gregg Berhalter y Markus Thorandt.

Ribéry convocado

“El miércoles no se notarán los problemas que tiene el 1860. Correrán como nunca”, sostuvo Hoeness. Por su parte, Hitzfeld cree que sus pupilos se encontrarán con un equipo muy defensivo. El técnico bávaro aún no tiene claro cuál será el once titular. Bastian Schweinsteiger, Martín Demichelis y Breno siguen en duda y aún no se sabe si Ribéry está en condiciones de jugar desde el primer minuto.

“Queremos demostrar que somos el mejor equipo de Múnich“, dijo Lahm, quien es uno de tres jugadores del Bayern nacidos en la capital bávara. “Tenemos muchos amigos que son del 1860 y si perdemos las burlas serán inaguantables“, contó el lateral izquierdo del Bayern.

Un triunfo para la hinchada

El Bayern quiere sumar el primer triunfo ante su archirrival en la Allianz Arena. “Queremos ganar a toda costa, para darle una alegría a la hinchada”, sostuvo Ribéry, quien por primera vez jugará un derbi “de verdad” (Karl-Heinz Rummenigge). “En Múnich existe un solo equipo grande”, concluyó Hitzfeld. ¡Y ese es el Bayern!