presentada por
Menú
Goleada histórica en Bélgica

El Bayern tuvo una noche perfecta

Durante el vuelo entre Bruselas y Múnich, Uli Hoeness tomó el micrófono y se dirigió a la delegación del Bayern. "Quiero agradecerle al equipo por este gran triunfo", dijo el director deportivo bávaro contento con la goleada 5:0 del Bayern sobre el Anderlecht, en el partido de ida de los octavos de final de la Copa UEFA. "La verdad es que nos divertimos mucho. Este triunfo nos permite enfrentar con absoluta tranquilidad el partido de vuelta y abrochar la clasificación a cuartos de final", agregó Hoeness.

Enseguida, el director deportivo bávaro se dirigió a Ottmar Hitzfeld. "También quiero agradecerle a Ottmar", dijo Hoeness y al mismo tiempo aseguró que el triunfo más abultado como visitante en competiciones europeas de los últimos 13 años, dejó prácticamente sentenciada la eliminatoria.

Seis cambios en Anderlecht

Hoeness también se mostró de acuerdo con la decisión de Hitzfeld, quien ha optado por rotar a los jugadores en las últimas semanas. En Anderlecht, el técnico bávaro nuevamente introdujo seis cambios en el once titular.

"La verdad es que al final se vio más fácil de lo que realmente fue", comentó Hitzfeld después del partido, queriendo frenar un poco la euforia. Según el técnico, antes del descanso el marcador podría haber estado perfectamente 1:1. A pesar de que el Bayern logró tempranamente la apertura de la cuenta, gracias al gol de Hamit Altintop (9.), el Anderlecht tuvo buenas ocasiones de gol. Por ejemplo, el remate al palo de Thomas Chatelle (21.). Sin embargo, la expulsión de Marcin Wasilewski (43.) y el 2:0 de Luca Toni (45.+1) poco antes del descanso, le abrieron el camino al triunfo al conjunto bávaro.

Sigue la rotación

"En el segundo tiempo todo fue más fácil", dijo Hitzfeld. Y efectivamente, en la segunda mitad, el Bayern selló la goleada con los goles de Lukas Podolski (57.), Miroslav Klose (67.) y Franck Ribéry (86.). "Durante algunos pasajes del encuentro, vi jugadas que hace mucho tiempo no veía", alabó Mark van Bommel.

"De 36 partidos sólo hemos perdido uno esta temporada", destacó Hitzfeld. En lo que va de campaña, el entrenador bávaro nunca ha mandado a la cancha el mismo once titular en dos partidos seguidos. "Para mí la rotación no es un riesgo, sino un método para obtener éxito", dijo Hitzfeld y enseguida agregó: "Si nos mantenemos con vida hasta el final, en las tres competiciones que estamos disputando, tendremos muchos partidos hasta el final de la temporada. Y los partidos más difíciles aún están por venir. Por eso necesitamos a todos los jugadores."

En el Bayern no hay suplentes

Los jugadores ya se acostumbraron a la forma de trabajar de Hitzfeld. "Tenemos 20, 22 jugadores que pueden jugar en un mismo nivel. Todos sabemos que en cualquier momento nos puede tocar jugar", comentó Philipp Lahm. "Les enseñé a los jugadores que ellos son un equipo. Aquí siempre escucho decir que tenemos la mejor plantilla de la historia del club. Por eso es importante que cada jugador tenga la posibilidad de jugar. Esa es mi forma de pensar", explicó Hitzfeld.

El técnico bávaro asegura que en su plantilla no hay jugadores suplentes. "Todos los jugadores son importantes", afirmó el DT. Por su parte, Uli Hoeness se ofreció para aportar un granito de arena. "En los próximos días me pondré a entrenar, a ver si Ottmar también me da una oportunidad de jugar", bromeó el director deportivo y ex delantero del Bayern.