presentada por
Menú
'Un partido muy complicado'

Satisfacción en el Bayern a pesar del empate

Pese a no jugar bien y haber evitado la tercera derrota de la temporada a último minuto, el Bayern de Múnich fue el gran ganador de la jornada número 26 de la Bundesliga. El 1:1 logrado en el derbi de Baviera ante el Núremberg, sirvió para mantener la ventaja de siete puntos en el liderato, ya que los principales perseguidores del conjunto bávaro, no fueron capaces de ganar sus propios compromisos.

"No hicimos un buen partido y es un alivio no haber perdido. Al final, como se dieron los demás resultados, incluso salimos ganando", se mostró satisfecho Uli Hoeness tras el partido. Tomando en cuenta que al Bayern aún le quedan cinco partidos en casa y sólo tres de visita, el director deportivo bávaro aseguró que ahora tienen la primera opción de salir campeones.

El cansancio fue clave

Ottmar Hitzfeld también se mostró satisfecho con el desarrollo de la jornada, pero no con el rendimiento de su equipo. "Fue un partido muy complicado. Jugamos muy mal hoy", afirmó el técnico bávaro y enseguida agregó: "Me parece que los jugadores internacionales estaban muy cansados."

Siete jugadores del once titular bávaro, habían jugado a mitad de semana en los partidos amistosos internacionales. Según Hitzfeld, se notó mucho el cansancio contra un motivado Núremberg. "Ribéry fue uno de los jugadores más cansados", sostuvo el estratega bávaro. Tras un fulminante inicio, en el que Luca Toni estuvo a punto de abrir la cuenta, cuando apenas habían transcurrido 13 segundos de juego, el Bayern se relajó y le cedió el dominio del encuentro al rival.

Mal primer tiempo

"El miércoles pasado, muchos jugadores nuestros se estaban jugando el puesto en sus respectivas selecciones. Por eso llegaron tan cansados", comentó Hoeness. Con el pasar del tiempo, el Núremberg se fue creciendo y en el minuto 44, logró merecidamente la apertura de la cuenta, a través de Zvjezdan Misimovic.

"El 1:0 llegó sorpresivamente, tras un error garrafal en nuestra defensa", lamentó Hitzfeld el gol encajado un minuto antes del descanso. En el entretiempo, el técnico bávaro le habló claro a sus pupilos y reaccionó mandando a la cancha a Lukas Podolski, en lugar de un decepcionante Miroslav Klose.

Satisfacción al final

En la segunda parte, el conjunto bávaro mejoró mucho y gracias al primer gol de Podolski, en la actual temporada de Bundesliga, consiguió el empate en el minuto 81. "El Núremberg jugó muy bien, corrieron mucho y jugaron con mucha agresividad. Fue un partido muy duro, tal como se esperaba. Así son los derbis", afirmó el delantero bávaro y luego añadió: "Espero poder seguir demostrando mis cualidades."

Al final, pese a no ganar, en el Bayern todo el mundo quedó satisfecho con el resultado. "Pienso que para ambos equipos el resultado final es positivo", dijo Hoeness. Por su parte, Hitzfeld también se mostró conforme con el empate. "El 1:1 es justo. Estamos satisfechos con el resultado", afirmó el DT.