presentada por
Menú
Ya está en semifinales de la Copa UEFA

El Bayern Múnich camino a Manchester

Los seguidores del Getafe ya lo sabían desde antes. “Nunca se olvidarán del Getafe”, decía en una pancarta. Y tras el dramático empate 3:3, entre el conjunto azulón y el Bayern de Múnich, en la vuelta de los cuartos de final de la Copa UEFA, se confirmó lo escrito en aquella pancarta.

“He jugado 140 partidos en competiciones europeas. Contra equipos como el Barcelona, el Manchester United y el Real Madrid, pero nunca me había tocado vivir algo como lo de hoy”, dijo Oliver Kahn después del partido en suelo hispano y enseguida agregó: “Cuando en diez años nos volvamos a encontrar, no hablaremos de los partidos contra el Real o el Manchester, sino de este partido en Getafe. Es realmente increíble. No recuerdo haber visto o jugado un partido como este.”

Partido muy luchado

Sin duda, el partido disputado ante la presencia de 16.000 espectadores, entre ellos también el Rey Juan Carlos y el Príncipe Felipe de España, en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe, recordará a la final que el Bayern perdió en 1999 en la Liga de Campeones o la obtención en el último minuto del título en la Bundesliga de 2001. Producto de la temprana expulsión de Rubén de la Red (minuto 6), el Bayern jugó prácticamente todo el partido con un hombre más, pero aún así quedó en desventaja tras el gol de Cosmin Contra (44.). Afortunadamente, a un minuto del final del partido, Franck Ribéry (89.) igualó el marcador y forzó la prórroga.

Apenas iniciado el tiempo de alargue, el Getafe nuevamente se adelantó con dos goles de Casquero (91.) y Braulio (93.). El conjunto azulón parecía que se instalaba en las semifinales del certamen europeo, hasta que apareció Luca Toni (115./120.). El delantero italiano marcó sus goles número nueve y diez en la Copa UEFA y selló el pase del Bayern a la ronda de los últimos cuatro. “La verdad es que tras el 1:3, pensé que quedábamos eliminados”, reconoció incluso Karl Heinz Rummenigge.

La suerte estuvo del lado bávaro

A pesar de la enorme alegría que causó la clasificación del Bayern, el presidente de la junta directiva bávara criticó la actuación del equipo. “Está claro que hoy tuvimos mucha suerte. El equipo no jugó bien y esta vez sí que tuvimos muchísima fortuna”, afirmó Rummenigge.

Los directivos bávaros criticaron el hecho de que el Bayern no fue capaz de manejar el partido, tras la expulsión de De la Red. “Si juegas 110 minutos con un hombre más, el resultado tiene que ser otro“, dijo Uli Hoeness. “Tuvimos nuestro mejor momento, mientras estuvimos igualados numéricamente. Después pienso que nuestros jugadores se relajaron un poco“, agregó Rummenigge.

Mejorar en las semifinales

Por su parte, Hitzfeld se mostró desilusionado con la actuación de algunos jugadores, que según él no supieron resistir la enorme presión. “Algunos no estuvieron a la altura de un partido tan importante. Es cierto que el Getafe se agrandó mucho e hizo un partido sensacional, pero nosotros se lo permitimos. Durante mucho tiempo trasladamos el balón y jugamos hacia los costados, en vez de profundizar al área. Además perdimos demasiados balones innecesarios”, analizó el técnico bávaro.

“Así como jugamos hoy, en realidad no tenemos nada que hacer en Europa. Eso hay que reconocerlo”, dijo Oliver Kahn y al mismo tiempo exigió una notable alza del rendimiento para las semifinales. Éstas se disputarán el 24 de abril y el 1 de mayo contra el Zenit San Petersburgo. “Quizás esta dramática clasificación haya sido buena para el equipo“, sostuvo Hitzfeld.

La meta es llegar a Manchester

No obstante, en el Bayern todos esperan que contra el actual campeón ruso, las cosas no sean tan difíciles como contra el Getafe. “Espero que contra el Zenit podamos clasificar gracias a nuestros propios méritos y no tengamos que apelar nuevamente a la ayuda de Dios”, afirmó medio en broma Hoeness. En tanto, Rummenigge dejó claro que: “Vamos por un buen camino y nuestro único objetivo es llegar a la final en Manchester.”