presentada por
Menú
Klose sigue en duda

El Bayern recibe la visita del Zenit San Petersburgo

La Copa DFB alemana ya está ganada y el título de la Bundesliga casi asegurado. Ahora el Bayern quiere dar un importante paso hacia la posible obtención del tercer título de la temporada. Este jueves en la Allianz Arena de Múnich, el conjunto bávaro recibe la visita del Zenit San Petersburgo en lo que será el partido de ida de las semifinales de la Copa UEFA. “Tenemos buenas posibilidades de ganar la Copa UEFA”, se mostró optimista Franck Ribéry, pero luego agregó: “No será fácil.”

La importancia del duelo contra el actual campeón ruso, se vio reflejada en la enorme expectación que despertó la última conferencia de prensa antes del partido. 14 equipos de cámara y aproximadamente 50 periodistas, un tercio de ellos rusos, llegaron hasta la ciudad deportiva del Bayern. “Cuando ves a tanta gente sabes inmediatamente que se aproxima un partido importante. Será un buen espectáculo”, dijo Ottmar Hitzfeld antes del trascendental partido. Hace siete años (2001) que el Bayern no juega una semifinal de un campeonato europeo.

Los rusos contragolpean bien

El rival de aquel entonces se llamaba Real Madrid, el de ahora Zenit. A pesar de que el conjunto ruso no es muy conocido en Alemania, en Múnich están conscientes de que el primer enfrentamiento entre ambos equipos no será fácil. Sin duda, la notable campaña que está haciendo el equipo del holandés Dick Advocaat, en el certamen europeo, ha puesto en alerta a todos en el Bayern.

Los rusos eliminaron en los cuartos de final al Bayer Leverkusen, logrando una histórica goleada 4:1 en suelo germano. “Técnicamente es un equipo muy bueno y que contragolpea rápido”, afirmó Hitzfeld y enseguida agregó: “El Zenit es uno de los mejores equipos de Europa. Es el rival más duro que nos ha tocado en la actual competencia. Tienen muy buenos jugadores.”

Ribéry se quiere vengar

Tomando en cuenta la gran capacidad de contragolpe que posee el Zenit, el Bayern tendrá que tener mucho cuidado y ser paciente. Los ataques tendrán que ser controlados y sin descuidar la defensa. “Tenemos que jugar muy concentrados. No podemos dejarle espacio para contragolpear al rival”, advirtió Hitzfeld.

Por su parte, Ribéry también destacó la importancia que tendrá la labor defensiva del equipo. “Será importante estar bien organizados. Tenemos que jugar concentrados y estar bien parados. Tenemos que proteger nuestra portería, pero también atacar”, dijo el jugador francés, para quién el partido será una revancha personal. En la temporada 2005/06, el Zenit eliminó en los octavos de final de la Copa UEFA al Olympique de Marsella y en el partido de ida Ribéry fue expulsado.

Klose sigue en duda

“Un 1:0 o un 2:0 sería un resultado óptimo”, sostuvo Hitzfeld antes del partido. El técnico bávaro reconoció que no jugará tan ofensivo, para evitar que el rival tenga espacio para contragolpear. “Fuera de casa también podemos ganar y por eso pienso que no tenemos que arriesgar tanto mañana”, dijo Hitzfeld. “Sería lindo poder ganar. Mejor aún si lo hacemos sin recibir un gol en contra”, agregó Karl-Heinz Rummenigge.

Sin embargo, antes del trascendental encuentro algunos problemas plagan al líder de la Bundesliga. Luca Toni no podrá jugar por estar suspendido y además la convocatoria de Miroslav Klose está en duda. Pese a que el delantero alemán participó en el último entrenamiento, sólo horas antes del inicio del juego se decidirá sobre su participación. “Haremos todo lo posible por tenerlo en la cancha”, aseguró Hitzfeld y luego añadió: “Si Luca Toni pudiese jugar, cuidaríamos a Miro.”

La ausencia de Toni

No obstante, Hitzfeld está tranquilo pese a la ausencia de Toni. “Ya hemos tenido que suplir varias veces a jugadores importantes esta temporada”, recordó el técnico bávaro. En tanto, Ribéry dijo: “Es lamentable no poder contar con la presencia del goleador del equipo en un partido tan importante, pero Podolski y Klose harán todo lo posible por reemplazarlo adecuadamente.” ¡Siempre y cuando Klose pueda jugar!