presentada por
Menú
Seis veces campeón de Copa

Kahn fue una muralla en la portería bávara

Oliver Kahn disfrutó el momento al máximo después del triunfo sobre el Dortmund. Por última vez, el portero bávaro caminó por el centro del campo en el estadio olímpico de Berlín. Totalmente solo y meditando sobre todo lo vivido hace algunos minutos. Exactamente a las 22:41 horas, Kahn había subido al podio y recibido por parte del presidente de Alemania, Horst Koehler, la Copa DFB alemana.

"Al meditar que esta sería la última vez que estaría en una final de Copa en Berlín, sentí una mezcla de nostalgia y alegría. Ahora sólo quiero disfrutar este momento", dijo Kahn después del 2:1 sobre el Borussia Dortmund. El guardameta y capitán bávaro ganó por sexta vez la Copa DFB y se transformó en el jugador que más veces ha levantado el trofeo en la historia del fútbol alemán.

Tras el final todos corrieron hacia Kahn

Sin lugar a duda, los máximos responsables de que el Bayern lograra ganar por 14ta vez la Copa DFB alemana, fueron Luca Toni, autor de los dos goles bávaros y el mismo Oliver Kahn. Cuando el marcador aún estaba 1:1 y se jugaba el minuto 100 del partido, el portero bávaro estuvo notable al desviar un remate de Florian Kringe. Una parada realmente sensacional, que sólo muy pocos porteros del mundo habrían logrado. Con una agilidad envidiable, Kahn se estiró y con la punta del guante alcanzó a desviar el balón al córner.

"Olli jugó muy bien. En los momentos más difíciles del partido, él estuvo muy atento y sobre todo por arriba atajó todos los balones, se quedó con todos los centros. Hubo muchos balones complicados, pero él estuvo muy sólido. Reflejó una enorme seguridad y eso le ayudó mucho al equipo", alabó Uli Hoeness al número uno del Bayern.

Elogios de Rummenigge

Tras el pitazo final, todos los jugadores bávaros corrieron hacia Kahn para felicitarlo y festejar el triunfo. Incluso Ottmar Hitzfeld corrió para abrazarlo. Antes de la premiación, se pudo ver al portero y al técnico bávaro conversando un largo rato. "Nos entendemos muy bien", comentó Hitzfeld.

Antes de la final, Karl-Heinz Rummenigge ya había alabado a Kahn. "En el Bayern hemos tenido muchos jugadores buenos: Steffan Effenberg, Lothar Matthäus y muchos más. Pero sin duda, el más importante ha sido Oliver Kahn. Él representa mejor que nadie lo que es el Bayern Múnich", había dicho el presidente de la junta directiva bávara.

Primer paso hacia el triplete

La final de la Copa DFB de ayer fue la séptima del portero bávaro. Sólo una vez no logró levantar el trofeo. En 1999 cuando el Bayern perdió en penales contra el Werder Bremen. Poco antes, el conjunto bávaro había perdido también de forma dramática la final de la Liga de Campeones contra el Manchester United en Barcelona. "Normalmente hubiésemos ganado esa final sin ningún problema. Pero la derrota en la Champions nos afectó demasiado en ese entonces", recuerda Kahn.

Este verano, Kahn colgará los guantes. "Algún día llega el final. Pero estoy feliz porque he vivido de todo en el fútbol", cuenta el portero. Sin embargo, antes de que llegue el último día, Kahn desea subirse dos veces más al podio. Una para celebrar el título de la Bundesliga en la última jornada y la otra el 14 de mayo en Manchester para celebrar la obtención de la Copa UEFA. ¡Ojalá así sea!