presentada por
Menú
Noche inolvidable en Múnich

El Bayern celebró el título con su público

El miércoles se vivió una noche inolvidable en la Allianz Arena de Múnich. Tras el triunfo 2:0 sobre el Arminia Bielefeld, los jugadores del Bayern agradecieron uno por uno, a través de las pantallas gigantes, al público por el incondicional apoyo recibido durante toda la temporada. Enseguida se apagaron las luces y todos los presentes en el estadio quedaron asombrados.

Rápidamente funcionarios del estadio armaron un pequeño escenario con los tres trofeos ganados por el Bayern este año. Uno por uno, los jugadores bávaros fueron llamados nuevamente al centro del campo y el público ovacionó a sus ídolos. Al final, todo el equipo levantó un enorme trapo con el escudo del Bayern y se dirigió hacia la hinchada en el codo sur de la Allianz Arena, donde celebraron cantando y saltando al ritmo de “We are the champions” del grupo Queen.

Hoeness alabó la actuación del equipo

Tres días después del decisivo triunfo en Wolfsburgo, el conjunto bávaro celebró con su público la obtención del 21er título de Bundesliga. Esta vez no hubo duchas de cerveza, pero sí una notable actuación del flamante campeón alemán ante el Bielefeld.

“Ha dado gusto ver jugar al equipo hoy. Los jugadores se esforzaron e hicieron todo lo posible por brindarle un buen espectáculo al público”, se mostró contento Uli Hoeness, quien a su vez alabó el espectáculo mostrado tras el pitazo final. “Fue una linda ceremonia. La idea era festejar el título con nuestra gente y lo mejor fue que los jugadores fueron los principales protagonistas. Así tiene que ser”, agregó el director deportivo bávaro.

El triunfo podría haber sido más abultado

“Yo creo que la gente se fue contenta para la casa. Fue una linda noche”, dijo Ottmar Hitzfeld. En el penúltimo partido de local de la temporada, el Bayern realizó una buena actuación y con goles de Frank Ribéry (26.) y Lukas Podolski (47.), logró un merecido triunfo. Tomando en cuenta la cantidad de ocasiones de gol que se creó el conjunto bávaro, incluso el resultado final podría haber sido más amplio.

Tras asegurar el título el domingo pasado en Wolfsburgo, Hitzfeld le había exigido a sus pupilos máxima concentración de cara a las últimas tres jornadas. “Somos el Bayern Múnich y tenemos la obligación de salir a ganar todos los partidos. No queremos alterar la competencia en las últimas jornadas donde muchos equipos aún se están jugando cosas importantes“, había dicho el técnico bávaro.

Una ayuda al Núremberg

“El equipo hizo un muy buen partido. No es fácil motivarse cuando ya no hay nada en juego. Además es complicado jugar contra un equipo que está luchando por no descender. Por eso felicito al equipo”, alabó el capitán bávaro Oliver Kahn. El triunfo no sólo alegró a los hinchas del Bayern, sino también a los del Núremberg. El conjunto bávaro, vecino del Bayern, está luchando por la permanencia en la Bundesliga y gracias al triunfo de ellos sobre el Duisburgo y la derrota del Bielefeld en Múnich, aún hay esperanzas.

“Ya no hay nada en juego, pero no queremos alterar la competencia. Disputaremos los últimos partidos con absoluta seriedad y concentración”, dijo Kahn. El 17 de mayo, el portero bávaro colgará los guantes, por lo que sin duda está disfrutando cada momento que le queda aún como jugador profesional.