presentada por
Menú
La Bundesliga a sus pies

El Bayern Múnich celebró su 21er título

Tras ganar el título de la Bundesliga, los jugadores del Bayern saltaron y celebraron con cerveza sobre el césped de la Volkswagen Arena de Wolfsburgo. La alegría fue inmensa y uno de los más entusiasmados con los festejos era Bastian Schweinsteiger. El mediocampista bávaro no dudó en propinarle una ducha de cerveza a Karl-Heinz Rummenigge mientras éste daba una entrevista. Enseguida, el presidente de la junta directiva, totalmente mojado y con una sonrisa en la cara, amenazó con “vender“ a Schweinsteiger. “Uli Hoeness me cerró el ojo y me animó a hacerlo“, justificó Schweini su decisión de mojar a Rummenigge.

Otro de los que más disfrutó con los festejos fue Luca Toni. Tras lograr su primer título de Liga con un club, el delantero italiano no pudo contener su alegría y mojó con cerveza a Ottmar Hitzfeld y a casi todos sus compañeros. Enseguida, Toni se puso el brazalete de capitán y por televisión saludó a Oliver Kahn. “¡Ciao Olli, yo soy el capitán!”, dijo el goleador italiano.

Felicitaciones al equipo

Pocas veces un empate 0:0 había desatado tanta alegría en el Bayern. Pero esta vez se trataba de un empate especial, ya que gracias al punto logrado en Wolfsburgo y a tres jornadas del final de la temporada, el conjunto bávaro ganó su 21er título de Bundesliga. Por séptima vez en la historia el Bayern ganó el doblete compuesto por Bundesliga y Copa alemana. “Fue un punto de oro. El equipo ha mostrado un gran rendimiento a lo largo de toda la temporada. Estamos muy contentos“, dijo Rummenigge.

La mediocre actuación del equipo, durante los 90 minutos ante el Wolfsburgo, no le importó a nadie tras el pitazo final. “Estaba claro que jugaríamos al empate“, comentó Hoeness. Por su parte, Hitzfeld alabó el esfuerzo mostrado por sus pupilos después de la decepcionante eliminación de la Copa UEFA. “A pesar de las bajas y el mal momento vivido el jueves en Rusia, el equipo sacó la tarea adelante y logró el punto que le faltaba para celebrar el título. Felicitaciones a los muchachos por eso“, dijo el técnico bávaro.

Hoeness feliz

Mark van Bommel también se mostró contento tras ganar su primera Liga con el Bayern. “El partido de hoy no fue bueno, pero el rendimiento mostrado a lo largo de toda la temporada ha sido excelente. Felicitaciones al equipo porque hoy sacó la tarea adelante a pesar de tener cinco, seis, siete bajas“, dijo el mediocampista holandés y enseguida agregó: “Antes del invierno tuvimos una fase en la que no jugamos tan bien, pero el resto de la temporada mostramos un gran rendimiento."

Por su parte, Hoeness dijo que el título era el resultado lógico de una “gran temporada, en la que nuestro equipo dominó desde principio a fin“. El ex jugador celebró su 16to título de Bundesliga y su novena Copa de Alemania como director deportivo del Bayern. “Estamos muy contentos. Ganamos la Bundesliga, la Copa alemana y además llegamos a semifinales de la Copa UEFA“, dijo Hoeness.

Líderes de principio a fin

El director deportivo bávaro reconoció que este título tiene una importancia especial, ya que desde la primera jornada el equipo fue líder de la competencia. Esta es la cuarta vez que el Bayern gana la Bundesliga siendo líder desde la primera hasta la última jornada. Anteriormente el conjunto bávaro logró la misma hazaña en las temporadas 1968/69, 1972/73 y 1984/85.

Otro hecho que hace el doblete de este año especial, es que tras el enorme recambio de jugadores realizado en el verano, muchos pensaban que el equipo necesitaría más tiempo para adaptarse. Pero no fue así. Los refuerzos se adaptaron rápidamente y el éxito llegó inmediatamente. Ahora todo el mundo en el Bayern se alegra de poder volver a jugar en la Liga de Campeones la próxima temporada. “El próximo año nuestra prioridad será la Champions League“, dijo Hoeness.

Gran fiesta el 17 de mayo

Pero por ahora en Múnich la consigna es festejar. “Esta noche celebraremos con todo. El equipo se lo merece“, había dicho en Wolfsburgo Rummenigge. Y por supuesto en el estadio, en el vestuario, en el bus y en el avión de vuelta a Múnich, los jugadores festejaron sin parar.

Cerca de la medianoche, la delegación del Bayern aterrizó en Múnich y de inmediato se dirigió al noble restaurant “Kaefer“, donde se sumaron los jugadores lesionados. Durante la cena, una copia de la ensaladera de campeón se paseó por las mesas. El equipo recibirá la ensaladera original en la última jornada, el 17 de mayo, cuando enfrenten al Hertha Berlín en la Allianz Arena. Y como ya es habitual, ese mismo día también habrá una gran fiesta en Marienplatz, la principal plaza de la ciudad.