presentada por
Menú
Toni y Ribéry ausentes

El Bayern viaja con equipo alternativo a Duisburgo

Este viernes, Ottmar Hitzfeld emprendió el viaje a su último partido fuera de casa como entrenador del Bayern en la Bundesliga. Desde Múnich, la delegación bávara se dirigió hacia Dusseldorf y enseguida al hotel de concentración en Essen. El sábado, partirán de allí rumbo a Duisburgo, donde a las 15:30 horas comenzará el partido en la MSV-Arena.

El viernes, Hitzfeld aseguró que no siente tristeza, sino alegría por poder dirigir a sus pupilos en los últimos partidos de la temporada. El duelo en Duisburgo, después un amistoso contra el Darmstadt el martes, la última jornada de la Bundesliga en casa contra el Hertha Berlín y enseguida dos partidos amistosos en la gira por Asia, son los últimos desafíos del técnico al mando del Bayern.

El Duisburgo se juega la permanencia

Sin duda, el partido en Duisburgo aparece como el más complicado de todos. Mientras el conjunto bávaro ya ganó la Bundesliga y no tiene presión, el Duisburgo lucha contra el descenso. Sólo un triunfo les sirve para seguir con vida en la dura pelea por la permanencia. “Será un partido caliente”, cree Hitzfeld.

Este sábado, el técnico bávaro no podrá contar con una serie de jugadores importantes. A las seguras ausencias de Hamit Altintop (rehabilitación tras fractura en el pie), Miroslav Klose (operación en la nariz) y Lucio (operación en el muslo), se sumaron las bajas de Luca Toni y Franck Ribéry. Según confirmó Hitzfeld, el mediocampista francés tiene un problema muscular y el goleador italiano una molestia en la rodilla.

La mejor defensa de la Liga

Por su parte, vuelve Willy Sagnol. El defensa francés se perdió el partido contra el Bielefeld, pero en Duisburgo jugará en la banda derecha. Otro que seguramente volverá es Bastian Schweinsteiger. Tomando en cuenta las ausencias de Klose y Toni, Hitzfeld aún no sabe si jugará con uno o dos delanteros.

Para Oliver Kahn el partido en Duisburgo será el último como visitante en la Bundesliga antes de retirarse. El portero bávaro espera mantener su valla invicta y así poder acercarse al récord de menos goles en contra en una temporada de Bundesliga. “La verdad es que nunca hubiese pensado que tendríamos la posibilidad de batir ese récord. El Bremen logró esa marca cuando aún el portero podía tomar el balón con la mano tras un pase de un compañero”, dijo Kahn. El Bayern ha encajado sólo 18 goles esta temporada y está muy cerca de romper el récord del Bremen, que hace 20 años recibió 22 goles en contra.

Último esfuerzo

“Queremos batir ese récord y por eso vale la pena un último esfuerzo”, afirmó Christian Lell. En tanto, Hitzfeld también quiere que sus pupilos logren romper el récord. “Sería lindo poder batir el récord que hasta ahora ostenta el Bremen”, dijo el estratega bávaro.