presentada por
Menú
Adiós Michael Henke

'He disfrutado mucho el tiempo en el Bayern'

Al igual que siempre, Michael Henke estuvo sentado entre Ottmar Hitzfeld y Uli Hoeness en el Salt Lake Stadium de Calcuta. Durante siete años y medio en el Bayern de Múnich, el ayudante técnico bávaro vivió con emoción los partidos desde el banquillo. El duelo del martes, contra el Mohun Bagan (3:0), tuvo especial importancia, ya que fue el último para Henke en el conjunto bávaro.

“Nunca antes había vivido un partido ante la presencia de 120.000 espectadores“, comentó Henke en diálogo con fcbayern.de y reconoció que su despedida no habría podido ser mejor. En uno de los estadios más grandes del mundo, llegó a su fin una espectacular época con el Bayern Múnich. Sin duda, el ayudante técnico de Ottmar Hitzfeld aportó lo suyo en la obtención de una Liga de Campeones, una Copa Intercontinental, cinco títulos de Bundesliga y cuatro Copas DFB alemanas.

Con el Bayern en el corazón

Ahora, al igual que Hitzfeld, Henke le dijo adiós al conjunto bávaro. “Hace tiempo sabíamos que esto se acabaría. No estoy tan triste porque me pude preparar emocionalmente para la despedida”, dijo el asistente técnico bávaro y enseguida agregó: “Estoy muy feliz de haber podido volver a trabajar un año y medio en el Bayern. He disfrutado mucho el tiempo aquí.”

En febrero de 2007, Henke regresó junto a Hitzfeld al Bayern. Cuando en aquel entonces Hitzfeld recibió el llamado de Hoeness, no se lo pensó dos veces y aceptó inmediatamente. “El Bayern Múnich es el mejor club de Alemania y yo lo llevo en el corazón”, dijo Henke.

Final feliz

Tras la decepcionante temporada 2006/07, Hitzfeld y Henke armaron un nuevo equipo y lograron el doblete compuesto por Bundesliga y Copa alemana. “El fracaso de la temporada pasada y la cantidad de dinero que la directiva invirtió en nuevos refuerzos, hicieron que la presión por tener éxito fuera enorme”, reconoció Henke y luego añadió: “Sabíamos que teníamos a jugadores de mucha calidad, pero no sabíamos si se iban a poder acostumbrar tan rápido.” Afortunadamente así fue y el Bayern cumplió sus objetivos trazados este año.

Según Henke, la gira por Asia fue el perfecto final para una gran temporada. “Estaba muy ansioso de poder hacer este viaje. Ha sido una experiencia maravillosa”, dijo el ayudante técnico bávaro. Junto a los jugadores y directivos, Henke disfrutó los días en Yakarta, Bali y Calcuta. “El Bayern es mi equipo, me he transformado en un verdadero hincha y me identifico absolutamente con todo su entorno”, agregó el técnico de 51 años.

La mano derecha de Hitzfeld

En Asia, Henke también se despidió de Hitzfeld, con quien trabajó durante casi 14 años. “Michael es un verdadero amigo”, dijo Hitzfeld sobre Henke. Ambos empezaron a trabajar juntos en 1991 en Dortmund y luego continuaron juntos en Múnich. “Tuve mucha suerte con él y le estoy muy agradecido por todo. Es una persona confiable, leal y siempre está perfectamente informado de todo lo que pasa en el fútbol”, alabó Hitzfeld a su compañero.

Por su parte, Henke siempre se sintió a gusto al lado del “General“. “Siempre pude expresar mis ideas, nos entendíamos muy bien y el ambiente de trabajo siempre fue agradable. Simplemente nos entendemos bien“, dijo. Sin embargo, ahora el camino de ambos se separará.

En busca de trabajo

Mientras Hitzfeld se hará cargo de la selección nacional de Suiza, Henke aún está buscando trabajo. “Tengo algunas ofertas para trabajar aquí en Alemania y también en el extranjero. Algunas son para ser entrenador y otras para ser ayudante técnico. Pero aún no hay nada claro”, contó Henke. A Hitzfeld le gustaría poder volver a encontrarse pronto con su buen amigo. “Quizás asume como seleccionador en otro país y nos enfrentamos algún día”, dijo sonriente el técnico bávaro.