presentada por
Menú
Kahn cuelga los guantes

'Viví muchos momentos inolvidables'

Este sábado, Oliver Kahn se despedirá del fútbol disputando por última vez un partido oficial con el Bayern. El duelo contra el Hertha Berlín será el partido de Bundesliga número 557 del portero bávaro. Sólo Karl-Heinz Koerbel (602) y Manfred Kaltz (581) jugaron más partidos en la primera división alemana, pero ninguno de ellos logró tanto reconocimiento como Oliver Kahn.

Kahn, un tipo ganador

Todo empezó hace más de 20 años. En noviembre de 1987, Kahn debutó en la Bundesliga con la camiseta del Karlsruhe. En el verano de 1994, el portero fichó por el Bayern Múnich. Con el conjunto bávaro ganó ocho veces la Bundesliga, seis veces la Copa alemana y una vez la Liga de Campeones, la Copa UEFA y la Copa Intercontinental. Además, fue elegido tres veces como mejor portero del mundo.

"Oliver es un gran personaje. Un tipo siempre ganador que representa mejor que nadie la filosofía del Bayern", dijo Karl-Heinz Rummenigge hace un par de días y enseguida agregó: "Kahn es sin duda el jugador más importante del club en los últimos diez años."

Kahn, el titán

En la final de la Champions League 2001, Kahn atajó tres penaltis y se transformó en el "héroe de Milán". Sin embargo, un año después en la final del Mundial de Corea y Japón, el portero alemán cometió un error garrafal que le costó el título a la selección germana. "Viví muchos momentos inolvidables. Derrotas muy dolorosas, pero también triunfos espectaculares", recuerda Kahn y enseguida agrega sonriendo: "Getaaafe...jajajaja, lo vivido en Getafe tampoco nunca lo olvidaré."

Los días de Kahn en el Bayern ya están contados. Primero el partido del sábado contra el Hertha Berlín y enseguida la gira por Asia, son sus últimas actividades como futbolista profesional. "Para mí era muy importante despedirme del fútbol realizando una buena campaña", dijo el guardameta y luego añadió: "Por eso creo que esta temporada fue una de las más exigentes."

Kahn será comentarista de televisión

Kahn mira con tranquilidad hacia el futuro. "Sin duda es difícil dejar de jugar al fútbol de un día para otro. Yo por lo menos no pienso desaparecer del mapa totalmente durante uno o dos años", dijo el portero bávaro, quien tras colgar los guantes seguirá trabajando como comentarista del canal de televisión ZDF, en los partidos internacionales.

Kahn también aseguró que de vez en cuando visitará a sus ex compañeros en la ciudad deportiva del Bayern. "Quizás me doy una vuelta y entreno un rato en el gimnasio. No creo que mi presencia le moleste a alguien", dijo el arquero, quien ahora espera poder disfrutar de su vida privada con mayor tranquilidad.

"Te extrañaremos Oli"

Kahn quiere descansar después de tantos años metido en el mundo del fútbol. "Quiero poder levantarme y decidir espontáneamente qué hacer. Quiero disfrutar la vida sin tener que sentir esa presión que se siente constantemente en el fútbol", dijo y enseguida agregó: "Algún día vendrán nuevamente la motivación y las ganas de querer lograr nuevas metas. Y como me conozco, sé que haré todo lo posible por cumplirlas." Quizás más adelante el guardameta bávaro asuma algún cargo en el Bayern. El director deportivo bávaro Uli Hoeness, ya dijo que Kahn tiene las puertas del club siempre abiertas.

"Gracias por todo Oli. Te extrañaremos y nunca te olvidaremos", decía una pancarta que se vio el jueves, en el último entrenamiento abierto al público del portero. Mejor no se podía resumir el sentir de todos los hinchas del Bayern y del fútbol.