presentada por
Menú
Gracias a los jugadores bávaros

Alemania está en la final de la Eurocopa

Alemania venció a Turquía con su propia medicina. En el minuto 90, el jugador del Bayern Múnich, Philipp Lahm, marcó el gol del triunfo para el conjunto alemán, en la victoria 3:2 sobre los otomanos. Ante la presencia de 39.374 espectadores, en el estadio St. Jakob-Park de Basilea, Alemania logró el ansiado pase a la final de la Eurocopa 2008. Autores de los tres goles germanos fueron jugadores bávaros.

Bastian Schweinsteiger marcó el 1:1, en el minuto 26, y Miroslav Klose el 2:1, en el minuto 79. Para Turquía anotaron Ugur Boral, en el minuto 22 y Semih Sentürk, en el minuto 86. Este domingo, en la final de Viena, el equipo alemán se verá las caras con el ganador del duelo entre España y Rusia. "Es uno de los momentos más alegres de mi carrera. Hoy hemos logrado el pase a la final de la Euro a pesar de que no hemos jugado bien", dijo el mejor jugador de la cancha Lahm.

Podolski nuevamente en el mediocampo

El seleccionador alemán, Joachim Loew, mandó a la cancha al mismo once titular que le ganó en cuartos de final a Portugal. Mientras Lukas Podolski nuevamente se ubicó en el mediocampo izquierdo, su compañero y amigo en el Bayern, Bastian Schweinsteiger, lo hizo por el lado opuesto. Miroslav Klose fue el único delantero. En la fase final del encuentro, ingresó Marcell Jansen. Tim Borowski, a cambio, vio todo el partido desde el banquillo de suplentes.

Desde el comienzo, el conjunto turco sorprendió por su entusiasmo y juego ofensivo. Con Hamit Altintop jugando desde el primer minuto, los otomanos se adueñaron del balón en el mediocampo y crearon una serie de ocasiones de gol. Hasta que en el minuto 22, lograron la merecida apertura de la cuenta, a través de Boral. Por su parte, Alemania tuvo la suerte de recuperarse cada vez que fue necesario y logró marcar los goles en los momentos claves.

Schweinsteiger empata

En el minuto 26, el conjunto germano logró el empate 1:1, tras un gol que fue calcado al primero que le marcó a Portugal en cuartos. Podolski se escapó por la banda izquierda y centró con precisión al área rival. Allí apareció Schweinsteiger para mandar el balón al fondo de la red y dejar el marcador igualado. Segundo gol del volante bávaro en el torneo.

En el segundo tiempo, los turcos siguieron dominando las acciones del juego, pero sin la profundidad necesaria para inquietar al portero Lehmann. Al contrario, Alemania cada vez que llegaba al área rival creaba peligro. Así como en el minuto 79, cuando Lahm centró desde la izquierda y Klose batió al portero turco Rüstü con un impecable cabezazo. "Cuando marqué el gol, sabía que aún no significaba nada. Todos habíamos visto a los turcos antes y sabíamos que en los minutos finales son peligrosos", reconoció Klose.

Turquía no se rinde

Y así no más fue. Al igual que contra Suiza, la República Checa y Croacia, el conjunto turco marcó a pocos minutos del final del partido. En el minuto 86, Sentuerk aprovechó un error en la zaga alemana y dejó el marcador 2:2.

Pero esta vez no les alcanzó para ganar. Cuando todo el mundo pensaba que el duelo entre germanos y turcos se iría al alargue, apareció Lahm. Tras una buena pared con Thomas Hitzlsperger, el defensor bávaro ingresó destapado al área rival y con un potente disparo batió al portero turco. 3:2 para Alemania en el minuto 90. "Hicimos lo que hasta ahora habían hecho los turcos en el torneo: marcar un gol en el último minuto", dijo Schweinsteiger tras el triunfo.