presentada por
Menú
Sin Demichelis

Argentina rescató un punto de Brasil

Mientras Argentina sigue firme su camino hacia el Mundial de Sudáfrica 2010, la selección de Brasil vive una verdadera crísis tras cumplir tres partidos sin ganar. En la sexta jornada de las clasificatorias mundialistas sudamericanas, el conjunto albiceleste empató sin goles como visitante ante la Seleçao.

"Estamos muy decepcionados", dijo el defensor del Bayern Lucio, después del partido disputado ante la presencia de 60.000 espectadores, en el estadio Mineirao de Belo Horizonte. La hinchada brasileña mostró su mal estar y abucheó sin parar al seleccionador Dunga. Según informes de la prensa local, el entrenador brasileño estaría a punto de ser despedido.

Buena actuación de Messi

Dunga, quien no pudo contar con la presencia de los lesionados Ronaldinho y Kaká, presentó un esquema táctico muy defensivo. Y el resultado de eso fue que el conjunto verdeamarelo sólo tuvo una ocasión clara de gol en todo el partido. Julio Baptista la desperdició en el minuto 22. "Todos jugamos muy mal. Tenemos que reaccionar, no podemos seguir así", reconoció Robinho.

Por su parte, Argentina hizo un buen partido e incluso estuvo cerca de llevarse un triunfo. La Albiceleste, que no contó con la presencia del suspendido Martín Demichelis y tampoco con José Ernesto Sosa, fue superior y tuvo en Lionel Messi a su máxima figura.

Brasil sólo cuarto

Actualmente Brasil tiene nueve puntos y ocupa el cuarto lugar en la tabla de posiciones de las clasificatorias mundialistas. Sin embargo, este jueves podría quedar relegado al quinto puesto, ya que Venezuela y Chile, ambos con siete unidades, se miden en Puerto La Cruz.

Líder exclusivo de las eliminatorias sigue siendo Paraguay (13 puntos), a pesar de la derrota sufrida 2:4 ante Bolivia en La Paz. En el segundo lugar se ubica Argentina (11 puntos ) por delante de Colombia (10 unidades). Mientras los primeros cuatro equipos clasifican directamente al Mundial de Sudáfrica 2010, el quinto clasificado deberá jugar un repechaje contra un equipo de la CONCACAF.