presentada por
Menú
Schweinsteiger expulsado

Gol de Podolski no fue suficiente contra Croacia

La selección alemana sufrió su primera derrota en la Eurocopa 2008 y deberá luchar hasta el final por la clasificación a cuartos de final. Este jueves, Alemania no pudo repetir la buena actuación del partido contra Polonia y perdió inapelablemente 1:2 contra Croacia.

"Hoy teníamos la oportunidad de clasificar anticipadamente a los cuartos de final. Teníamos la gran oportunidad de dar un paso enorme hacia la segunda fase del torneo, pero no pudimos cumplir el objetivo. A pesar de la derrota aún no hay nada perdido", dijo el seleccionador alemán, Joachim Loew, después del partido en la ciudad de Klagenfurt.

Tercer gol de Podolski

Desde el comienzo se notó que Alemania no tendría un buen día. En el minuto 24, Darijo Srna abrió la cuenta en el marcador para Croacia y en el minuto 62, Ivica Olic alargó la diferencia a 2:0. "Empezamos muy mal. El primer tiempo no fue bueno. No estuvimos a la altura del partido. Todos corrimos menos en comparación al primer partido. Cada uno debe analizar y meditar sobre su actuación de hoy", reconoció el defensa bávaro Philipp Lahm, quien fue uno de los pocos que tuvo un rendimiento aceptable.

Otro que jugó bien fue Lukas Podolski. El delantero del Bayern marcó el 1:2 en el minuto 79. Fue el tercer gol de Podolski en el certamen europeo. Sin embargo, pese al gol del atacante bávaro, el conjunto alemán no pudo remontar la desventaja y terminó inclinándose ante el elenco croata. "Es díficil analizar la actuación de cada jugador ahora. Pienso que todos estuvieron por debajo de sus capacidades", afirmó Loew.

Schweinsteiger expulsado

Y como si la derrota fuese poco, cuando el partido ya finalizaba, el árbitro del encuentro expulsó a Bastian Schweinsteiger. "Antes del partido dijimos que no podíamos dejarnos provocar por los croatas. Lamentablemente Bastian perdió la cabeza en esa jugada", comentó Loew la torpe expulsión del jugador bávaro. Tras una falta por atrás, Schweinsteiger empujó al croata Jerko Leko. "Fue una falta grave, pero no una agresión", agregó el seleccionador alemán.

Schweinsteiger había ingresado en el minuto 66 y con su presencia en la cancha, Alemania había mejorado mucho en la fase final del partido. Incluso el volante del Bayern estuvo a punto de marcar el gol del empate, pero el portero croata se lució al desviar su fuerte remate.

Duelo decisivo contra Austria

Ahora Alemania se verá las caras con el anfitrión Austria, el próximo lunes, en Viena. Al seleccionado alemán le bastará un empate para clasificar a los cuartos de final. "Contra Austria el equipo jugará de otra forma. Esto no se volverá a repetir", prometió el seleccionador alemán Loew.