presentada por
Menú
El Bayern de Klinsmann

Buscando un estilo de juego propio

El sábado pasado, durante un partido amistoso disputado entre el primer equipo del Bayern y el equipo filial, se pudo observar a Juergen Klinsmann en medio de la cancha dando instrucciones y alentando a sus pupilos. Cada vez que el técnico bávaro lo estimó conveniente, interrumpió el juego para hablar con sus jugadores.

La pretemporada del conjunto bávaro ya lleva más de una semana, y poco a poco, Klinsmann empieza a darle forma y estructura al estilo de juego de sus pupilos. El entrenador quiere que su equipo sea ofensivo y que siempre salga a buscar los partidos.

Lo más importante son los jugadores

"Me parece que es muy importante dejar bien definido nuestro estilo de juego", dijo Klinsmann en diálogo con fcbayern.de. La historia del Bayern, los jugadores que han vestido su camiseta, la filosofía de la gente en Múnich y Baviera. Según el técnico bávaro, todos estos son aspectos que deben ser considerados para definir un estilo de juego.

No obstante, lo más importante a la hora de crear un estilo de juego son sus intérpretes. "El estilo de juego se tiene que acomodar a los jugadores. Ellos se deben sentir cómodos con la forma de jugar del equipo", dijo Klinsmann y enseguida agregó: "Nuestra tarea es que cada jugador rinda al máximo dentro de la cancha, que cada uno pueda sacarle el mayor provecho a sus virtudes. Así más de una vez un jugador podrá definir un partido con una acción individual."

Resolver jugadas complejas

Klinsmann está convencido de que la calidad de la plantilla del Bayern, obliga a jugar un fútbol creativo y ofensivo. Además, el hecho de que tanto en los partidos de local, como en los de visita, el conjunto bávaro tenga que jugar contra equipos que prácticamente sólo se dedican a defender, lo obliga a tomar siempre las riendas del juego.

Klinsmann quiere que su equipo aprenda a resolver situaciones complejas del juego. "Cuando hayamos definido el estilo de juego, podremos enfocar mejor el trabajo en los entrenamientos", dijo el DT. No obstante, en las prácticas ya se puede ver cómo los jugadores resuelven jugadas complejas, en espacios reducidos, con pases directos.

Imponer los términos futbolísticos

El técnico bávaro no sólo quiere que su equipo domine a los rivales aparentemente debiles, sino también a los de mayor jerarquía. "Tenemos que intentar de jugar siempre al fútbol. Sin importar el rival. La idea es que siempre podamos imponer nuestros términos futbolísticos", sostuvo Klinsmann.

Para lograr ese objetivo, lo más importante es tener siempre el dominio del balón. "Nuestra idea es recuperar el balón allí donde lo hemos perdido. No queremos tener que retroceder y volver a ordenarnos", afirmó Klinsmann. Es decir, el Bayern siempre intentará presionar al rival en todos los sectores de la cancha.

Expuestos al contragolpe

Es cierto que al jugar con las líneas adelantadas y presionando al rival en su propio campo, el propio equipo queda expuesto al contragolpe, pero eso poco le importa a Klinsmann. "Hoy en día son muy pocos los defensores capaces de cambiar el balón de un lado a otro como lo hacía Andy Brehme. Y si sucede que nos contraatacan, entonces hay que perseguir al rival", aseguró el técnico bávaro.

Para poder mantener un estilo de juego ofensivo, durante toda la temporada, es necesario que el equipo posea una enorme capacidad de concentración y física. Pero para eso, Klinsmann ha formado un gran cuerpo técnico, que se encarga de entrenar y trabajar a la perfección cada aspecto.