presentada por
Menú
No sólo los entrenamientos

Muchas novedades para los jugadores bávaros

Esta temporada han cambiado muchas cosas en el Bayern de Múnich. Si antes los jugadores bávaros estacionaban sus vehículos adelante de los vestuarios, ahora lo hacen en el nuevo estacionamiento subterráneo. Antes ingresaban directamente a los vestuarios, ahora se dirigen primero al nuevo centro de recreación. Antes esperaban una serie de periodistas a la salida de los vestuarios, ahora hay una hermosa terrasa de madera con quitasoles y asientos.

El día a día de los jugadores también ha cambiado. Antes se retiraban a casa, una media hora después del entrenamiento matutino y luego volvían en la tarde para el entrenamiento vespertino. Ahora todos se quedan en la ciudad deportiva. En total, los pupilos de Juergen Klinsmann ahora pasan unas ocho horas en el recinto deportivo bávaro.

Aprovechar el tiempo libre

"No será algo permanente", dijo el técnico bávaro, en su primera conferencia de prensa, haciendo referencia a las ocho horas que deben permanecer los jugadores en la ciudad deportiva. "Cuando comience la temporada los jugadores estarán menos tiempo en la ciudad deportiva, porque la mayoría de las veces entrenaremos sólo una vez al día", agregó Klinsmann.

Durante la pretemporada los jugadores deben entrenar dos veces al día y entremedio se tienen que quedar en la ciudad deportiva. Almuerzan juntos y aprovechan el tiempo libre juntos. Mientras los jugadores y técnicos extranjeros reciben clases de alemán, otros van al gimnasio. En el centro de recreación, los jugadores pueden ver películas, leer, navegar en internet o simplemente conversar. "La idea es que los jugadores aprendan y tengan una oportunidad de seguir formándose como personas. Eso es algo que nos importa muchísimo", dijo Klinsmann.

No habrá viaje este verano

Más adelante, cuando ya haya empezado la temporada, los jugadores tendrán posibilidades de participar en cursos de aprendizaje. "Existe un dicho que dice: Los partidos se ganan con la cabeza. Por eso es importante entrenar también la cabeza de los jugadores, para que sigan creciendo como personas y futbolistas", aseguró Klinsmann.

Gracias al nuevo centro de recreacion será posible hacer todas estas cosas. "Los jugadores están fascinados con las nuevas instalaciones", contó Klinsmann y al mismo tiempo anunció que este año harán toda la pretemporada en la ciudad deportiva del club. "Aquí tenemos todas las facilidades para poder hacer un buen trabajo", afirmó el técnico bávaro.

La doble jornada es algo positivo

Después del entrenamiento vespertino, los jugadores pueden regresar a casa con sus familias. "Es muy importante también que los jugadores estén con sus mujeres e hijos. En general pienso que esta medida es buena porque así todos aprovecharán mejor el tiempo con sus familiares", según Klinsmann.

El técnico bávaro está convencido de que las largas horas que sus pupilos deben pasar en la ciudad deportiva es algo positivo. "No me preocupo para nada. Incluso pienso que ellos están felices. Tenemos una plantilla muy joven y con jugadores que sólo tienen que ser motivados y animados a realizar diferentes cosas. Los mantendremos siempre entretenidos con nuevas ideas", concluyó Klinsmann.

Así es el día de un jugador bávaro en la pretemporada:

9.30 horas: Arribo en la ciudad deportiva, conversación sobre los contenidos del entrenamiento.
10.00 horas: Preparación individual en el gimnasio antes del entrenamiento (Klinsmann: "Cuando los jugadores salen a la cancha ya tienen media hora de trabajo en el cuerpo").
A partir de las 10.30 horas: Entrenamiento (aproximadamente 75 minutos).
Después: Relajación en el gimnasio.
Después: Almuerzo en conjunto.
13.15 horas hasta 14.00 horas: Algunos jugadores conversan con los periodistas en las conferencias de prensa. Otros van a clases de alemán. Tiempo libre.
15.00 horas: Preparación individual en el gimnasio antes del entrenamiento.
A partir de las 15.30 horas: Entrenamiento.
Después: Relajación y terapia.
17.30 horas: Fin del trabajo.