presentada por
Menú
La olla a presión de Dortmund

A Rensing le gusta jugar allí

Si hay algo que a Michael Rensing no le gusta, es que lo comparen con su predecesor Oliver Kahn. "Él era otro portero, con otro estilo", dijo hace poco y remarcó: "Oliver ha marcado al Bayern de Múnich toda una década. Pero su era pasó, ahora empieza mi época".

Desde esta temporada es Rensing el número uno del Bayern de Múnich y por tanto sucesor de "Titan“ Kahn. "Siempre se ha entendido bien" con Kahn, quince años mayor que él. Pero el cambiar este verano el banquillo por la portería ha sido una satisfacción para él. "Los dos últimos años no han sido fáciles para mí. Ahora me alegro muchísimo de haber alcanzado por fin mi objetivo".

Tras cinco años como portero suplente, el 30 de junio pasado, Rensing comenzó la pretemporada como primer portero. Pero con el nuevo entrenador Juergen Klinsmann, para el ex portero de la sub-21, no sólo ha cambiado su posición en la jerarquía de porteros. Ahora los porteros están mucho más integrados en los entrenamientos del equipo que con el anterior entrenador Ottmar Hitzfeld. "Participamos como porteros en los entrenamientos de condición física", comentó Rensing en la entrevista con FCB.tv.

Casí como si fuese el líbero

Y también en el sistema de juego, ya que los porteros, Rensing y sus compañeros Hans-Jörg Butt y Thomas Kraft, a veces tienen que actuar casí como jugadores de campo. "El entrenador ha dicho, que tengo que entrenar los pases y el juego con las dos piernas, para ganar seguridad", explicó Rensing.

Detrás de todo se encuentra la filosofía de juego de Klinsmann, según la cual el portero debe tener un papel más activo en el desarrollo del juego. "El entrenador quiere que también juegue, que sea activo y actúe como un portero moderno. Casí como si fuese el líbero", comentó Rensing. Butt ve claras ventajas en ese tipo de juego. "Como portero, jugando inteligentemente, se pueden evitar situaciones peligrosas", dijo el experimentado portero de 34 años.

Rensing no conoce la derrota en la Bundesliga

Dos partidos oficiales ha jugado ya Rensing como número uno, aunque todavía no se ha podido distinguir. El partido de Copa en Erfurt fue más disputado de lo esperado y acabó con un 4:3 en el marcador y el partido de Bundesliga contra el Hamburgo terminó con un empate a dos goles. En los cincos goles encajados Rensing, que todavía no ha perdido en los 24 partidos de Bundesliga que ha disputado, no pudo hacer nada.

El próximo sábado el Bayern de Múnich juega en Dortmund contra el Borussia. 80.000 apasionados espectadores se encontrará el equipo bávaro en el estadio Signul-Iduna-Park. "Dortmund es siempre una olla a presión. Va a ser un partido con muchas emociones", sabe Rensing lo que les espera. "Un ambiente así me motiva. Va a ser mi tercer partido allí jugando desde el principio. Me gusta jugar allí". Una frase que también habría pronunciado Oliver Kahn.