presentada por
Menú
'Sólo un partido amistoso'

El Bayern centrado en el partido de Copa

De pronto Juergen Klinsmann sprintó. Muy rápido, el entrenador del Bayern de Múnich cruzó de una parte del campo a la otra y siguió donde se había quedado. Con paciencia y siempre con una sonrisa, se esforzó Klinsmann en atender todas las peticiones de autógrafos. Los aficionados detrás de la valla se lo agredecieron con gritos de "Klinsi, Klinsi".

Debían ser unos 3.500 los espectadores que el miércoles por la mañana asistieron al entrenamiento público en los campos de la calle Saebener. Y unos 64.000 fueron los que la noche anterior, acudieron al partido del trofeo Franz Beckenbauer con el Inter de Milán y asistieron a la derrota de su equipo por 0:1 ante el campeón italiano. Derrota que para el Bayern de Múnich, casi nada más acabar el partido, forma ya parte del pasado.

Todo planificado para el partido de copa

"El resultado no es el que hubiéramos preferido. Pero por la forma en que se desarrolló el partido y teniendo en cuenta que todavía no hemos alcanzado el estado de forma óptimo, podemos estar contentos”, explicó Klinsmann en la conferencia de prensa. "Se ha jugado un buen partido, sólo han faltado los goles”, era la opinión del director deportivo Uli Hoeness. Tampoco Philipp Lahm quería darle mucha importancia al resultado: "Aunque era un partido contra el Inter de Milán, no dejaba de ser un partido amistoso“.

En el Bayern de Múnich la atención está centrada, desde hace tiempo, en el partido de Copa contra el Rot-Weiß Erfurt. "Está ya todo planificado pensando en Erfurt“, dijo Klinsmann. "Vamos bien preparados a ese partido“, comentó seguro Philipp Lahm. "Erfurt no es Milán” remarcó Hoeness, que no debe ser el único sorprendido, por el juego tan defensivo que planteó el equipo italiano. "Hemos jugado contra un equipo muy experimentado, con un entrenador muy listo, que aquí ha jugado con diez defensas y un solo delantero” dijo el director deportivo.

El Inter una buena prueba

Klinsmann sacó una conclusión importante del partido, como explicó al día siguiente en una entrevista con FCB.tv: "Durante la temporada sucederá a menudo, que algunos equipos se defenderán, al jugar contra nosotros, como lo ha hecho el Inter. Fue interesante ver como responden nuestros jugadores ante esa situación. Por eso el partido ha sido un buena prueba".

Klinsmann estaba satisfecho con la creación de juego del equipo, sólo faltó un poco más de concreción en el juego ofensivo. "Hemos jugado como en balonmano, de izquierda a derecha, pero sin profundizar ofensivamente", dijo Toni Kroos, quién con dos buenos disparos desde el borde del área, protagonizó las acciones más peligrosas de la segunda parte. La mejor oportunidad en el primer tiempo fue de Hamit Altintop, también de un tiro a distancia.

Forma óptima en septiembre

Un juego más rápido y más cambios de posición, podrían ser un buen medio, para enfrentarse a equipos muy defensivos. "Pero para poder llevarlo a cabo nos falta todavía la fuerza necesaria. No estamos todavía en condiciones de mantener presionado a un equipo como el Inter", comentó Klinsmann, al mismo tiempo que pidió también paciencia, ante la situación del equipo, con incorporaciones tardías de los participantes en la Eurocopa y los numerosos lesionados: "Está claro que los jugadores que se incorporaron más tarde, llevan retraso y necesitan todavía algunas semanas, para alcanzar la forma ideal”.

"Sabíamos que sería un comienzo renqueante“, explicó Hoeness. A finales de agoso o principios de septiembre, el equipo no alcanzará la forma óptima. "Mejoraremos partido a partido“, comentó Klinsmann. De eso también están seguros sus jugadores. "Cuando logremos jugar como el entrenador pide, será muy difícil ganarnos. Sólo hay que dar tiempo al equipo y al entrenador“, dijo Michael Rensing.