presentada por
Menú
'Buenos argumentos'

Podolski y Klose se reivindican con goles

Reporteros japoneses, una traductora, cámaras de televisión, micrófonos, focos – toda la atención en los vestuarios del estadio de Saitama se centraba en Lukas Podolski. Educado, contestaba cada una de las preguntas de los periodistas japoneses, para al final terminar sonriendo con un "¡Arigato! ¡Arigato! - ¡Gracias! ¡Gracias!“, y haciendo una reverencia al estilo japonés, irse rápido. Podolski tenía prisa. Su homenaje no podía esperar.

Podolksi fue elegido "mejor jugador del partido" del encuentro que el FC Bayern ganó por 4:2 (3:0) al Urawa Red Diamonds. El importe, 3.000 euros, del cheque que recibió por la designación, lo donó espontáneamente a una clínica infantil de Saitama. Además también recibió palabras de elogio de su entrenador. "Uno se alegra, cuando algún jugador hace un buen partido", dijo Juergen Klinsmann, "le dará a Lukas confianza en sí mismo".

Mensaje recibido

Dos goles logró Podolski contra el Urawa y participó en la consecución de otro de los goles bávaros. "Por supuesto me alegro", comentó conciso su partido, "pero no se debe exagerar". Podolski se encuentra cada vez mejor, pero hasta dentro de dos o tres semanas, como todos los que jugaron la Eurocopa y se incorporaron tarde a los entrenamientos, no tendrá la forma que él pretende, comentó el jugador de 23 años. " Hay que seguir trabajando“.

Pero en Saitama, Podolski ha demostrado una progresión en su estado de forma. "Lukas ha entendido el mensaje, tiene que luchar y presionar a los otros dos delanteros, para conseguir un puesto titular. Hoy ha empezado con buenos argumentos: goles", comentaba Klinsmann, contento con la actuación del goleador.

Entendimiento con Klose

Pero también con Miroslav Klose, que en Saitama hizo un gol y dió el pase para otro, estaba el entrenador del Bayern de Múnich satisfecho: "Me ha gustado ver como Lukas y Miro se han buscado y entendido. Los dos han corrido mucho, aunque todavía no pueden tener la forma para ello. "

Los goles en fútbol, a veces mueven montañas, sabe Klinsmann por propia experiencia. "Yo también he sido delantero " dijo, "los delanteros entran en racha haciendo goles, porque entonces automáticamente tienen más confianza en sí mismo, correr resulta más sencillo y tienen la mente libre ". Y un puesto de titular más cerca.