presentada por
Menú
¿Una motivación extra por Toni?

Quieren los tres puntos

Reforzado por las buenas noticias sobre la recuperación de los jugadores lesionados, ha salido el Bayern de Múnich hacia Dortmund, con la intención de lograr la primera victoria en esta temporada. "Vamos a Dortmund convencidos de que después del partido tendremos cuatro puntos en la clasificación", dijo con seguridad el entrenador Juergen Klinsmann.

Si en el partido jugado en Múnich contra el Hamburgo, el sucesor de Ottmar Hitzfeld no pudo contar con ocho jugadores, el sábado en Dortmund ya sí que podrán jugar Hamit Altintop, Luca Toni y tal vez también Martin Demichelis. "Estoy muy, muy motivado y me gustaría jugar", dijo Altintop tras recuperarse de sus problemas en el pie.

Más concentración y más compactos

Sobre todo la vuelta del goleador de la Bundesliga Luca Toni ("Si yo fuera el entrenador, me pondría en la alineación") espera Klinsmann que suponga "una motivación extra" para el equipo. "Estamos muy contentos, de que Luca esté otra vez con el equipo", dijo el capitán Mark van Bommel el viernes.

Toni puede dar al juego ofensivo del Bayern de Múnich más profundidad, pero tras el empate a dos contra el Hamburgo, lo que se pretende sobre todo es estar más compactos en defensa. "Sabemos que lo hicimos mal. Contra el Hamburgo nuestras líneas estaban muy lejos unas de otras", explicó Van Bommel. Klinsmann le pidió a los suyos, estar "más concentrados, más encima del contrario y presionarlos más"

La derrota en la Supercopa no cuenta

Más datos sobre el sistema de juego y que jugadores saldrán al campo, no quiso desvelar Klinsmann. El entrenador del Bayern de Múnich espera de sus jugadores "una clara mejora" con respecto al partido contra el Hamburgo. El encuentro que se perdió por 1:2 contra el Borussia en la Supercopa T-Home hace cuatro semanas y media, no cuenta para Klismann y compañia. "En ese momento estabamos todavía en fase de preparación. Ese mismo día tuvimos un duro entrenamiento y los jugadores internacionales llevaban sólo seis días con nosotros. Ahora estamos en otra situación", comentó confiado Van Bommel.

"Aquel partido fue un partido de preperación y no tiene nada que ver con el del sábado", dijo Klinsmann. El entrenador del Bayern de Múnich calificó el partido en el Signal-Iduna-Park ante 80.000 espectadores, como un encuentro especial para sus jugadores. "El estadio lleno y una buena afición- nos alegramos del partido y queremos demostrar de lo que somos capaces", comentó Klinsmann, que añadió: "Tengo buenas sensaciones para el partido".