presentada por
Menú
El Erfurt da una lección

Todos deben hacer autocrítica

Antes del partido, la directiva del Erfurt invitó al director deportivo Uli Hoeness a una taza de té, después durante el partido, la amabilidad se dejó a un lado. En la primera Ronda de la Copa DFB (federación alemana de fútbol), el equipo de tercera Rot-Weiß de Erfurt luchó con todas sus fuerzas y posibilidades por hacerse con el partido. "Han jugado muy bien, se han crecido y han hecho muy buen partido. No cabe sino felicitarles", comentó Hoeness después del encuentro que finalizó con victoria para el Bayern de Múnich por un apretado 4:3 (2:1). Menos satisfecho se mostró el director deportivo, sobre el rendimiento de su propio equipo.

Con humor Hoeness comentó que "hemos dado un paso adelante“ con respecto al partido del año pasado en Burghausen. "Entonces tuvimos que jugar la prorroga e incluso fuimos a los penaltis, este año hemos ganado por 4:3". Pero Uli Hoeness sabía que con el partido en el estadio Steigerwald, el defensor del título de Copa, no había precisamente dejado muy buena imagen.

El primer gol complica el partido

"Tres goles en contra, contra un equipo de tercera, no puede ser“, dijo Hoeness, "que hayamos dejado chutar al Erfurt, no me lo esperaba. Hoy ha salido bien, pero contra equipos mejores, no funciona". También Juergen Klinsmann comentó que "hemos hecho demasiados fallos en defensa y así nos hemos complicado nosotros mismos la vida sin necesidad".

Y eso que el debut en competición oficial, parecía ir saliendo como se esperaba. Con tan solo seis minutos de juego transcurridos, Lahm consiguió el 1:0. Pero parece que el gol tuvo el efecto contrario al esperado, en el juego del Bayern de Múnich. En vez de dar tranquilidad y seguridad, el juego del equipo se apagó. "El 1:0 nos lo debería haber hecho todo más fácil, pero nos lo ha hecho más complicado", opinaba Klinsmann, "creo que después de adelantarnos pronto en el marcador, nos hemos relajado y hemos pagado por ello".

Entrevistas tras el partido

Massimo Cannizzaro (22.) empató a uno. Y aunque el Bayern de Múnich volvió a adelantarse dos veces, con goles de Lukas Podolski (24.) y Miroslav Klose (57.), el Erfurt también volvió a igualar las dos veces el partido, con dos goles de Albert Bunjaku (47., 67.). "Si hubiéramos seguido jugando con las mismas ganas, no se hubiera complicado la cosa. Esto debe servirnos de lección”, dijo Christian Lell. Mark van Bommel por su parte comentó: "Tenemos que hablar de algunas cosas".

Hubo demasiada distancia entre líneas, los jugadores defendieron poco agresivos contra un Erfurt muy luchador, fue el análisis que Klinsmann les hizo a los jugadores, según Zé Roberto y Lell. "Todos debemos hacer autocrítica", opinó Klose, "no se puede jugar con el freno de mano echado. Cada jugador tiene que darse cuenta y luchar más".

Salir al campo con otra actitud

Y la reacción tiene que demostrarse ya el próximo viernes, pues ese día comienza la Bundesliga y el Bayern de Múnich se enfrenta al Hamburger SV, Hamburgo. Lahm pidió mejorar en "un 80 por ciento", Van Bommel por su parte dijo: "Tenemos que salir al campo con otra actitud". Debido a la Eurocopa de Suiza y Austria el equipo no está todavía en su estado de forma óptimo, dijo el nuevo capitán, pero "eso no puede ser una excusa, es sólo un hecho".

De todas formas una cosa aprendió el Bayern de Múnich el año pasado. Un mal comienzo en la Copa, no significa que vaya a ser una mala temporada. "El año pasado ganamos la Copa y nadie se acordó más de Burghausen", recordó Van Bommel. Con Erfurt debe pasar lo mismo.