presentada por
Menú
Buen comienzo en la Champions

El Bayern dio el primer paso

Por donde se le mire, el triunfo del miércoles por la noche 1:0 sobre el Steaua de Bucarest fue positivo para el Bayern de Múnich. Mientras para Juergen Klinsmann fue el debut soñado, para el conjunto bávaro fue un triunfal regreso a la Champions League. Tras un año de ausencia, el Bayern regresó por la puerta grande a la principal competición de clubes europeos y tras una jornada ya se ubica como líder del grupo F.

"Nuestro objetivo era lograr un resultado positivo. Por ningún motivo queríamos perder. El triunfo nos pone muy contentos, estamos totalmente satisfechos con el resultado", dijo el presidente de la junta directiva bávara Karl-Heinz Rummenigge. Por su parte, Uli Hoeness también se mostró feliz con el resultado. "Ha sido un comienzo perfecto. Mejor no podríamos haber empezado en la Champions", afirmó el director deportivo bávaro después de los 90 minutos en Bucarest.

Satisfacción absoluta

Otro que se mostró contento, luego de su primer partido como técnico en una competición europea de clubes, fue Juergen Klinsmann. "Fue muy divertido", dijo el entrenador bávaro y enseguida agregó: "Nuestro objetivo era conseguir un triunfo y ahora estamos muy contentos por haberlo logrado. Poder volver a Múnich con tres puntos de Bucarest es algo muy lindo y que queremos disfrutar."

La satisfacción por haber vuelto a la Champions League con un triunfo se sentía por todos lados en la delegación del Bayern. Como es habitual durante la cena en el hotel de concentración, Rummenigge se dirigió a los jugadores, cuerpo técnico y directivos. "A más tardar hoy podemos decir que el Bayern está de vuelta en la Liga de Campeones", sostuvo orgulloso el presidente de la junta directiva.

Un gol fue suficiente

A pesar de la fuerte lluvia y del mal estado del terreno de juego, los pupilos de Klinsmann realizaron sobre todo en el primer tiempo una excelente actuación. La clave del triunfo bávaro en Bucarest fue sin duda haber marcado un gol tempranero. Daniel van Buyten con un certero cabezazo marcó el único gol de la noche en el minuto 15. "Fue impresionante ver cómo dominamos el partido en el primer tiempo", dijo Klinsmann.

No obstante, el técnico bávaro criticó la cantidad de goles que desperdició su equipo. "Deberíamos haber marcado el segundo gol para tener tranquilidad en el juego", dijo Klinsmann y luego añadió: "En el segundo tiempo, nos metimos muy atrás y el Steaua aprovechó mejor los espacios. Nos complicamos solos, porque si hubiésemos marcado el segundo gol, el partido habría quedado sentenciado."

El primer paso está dado

Con un poco de suerte, en los dos disparos en los postes del conjunto rumano, y gracias a otra convincente actuación de la defensa, el Bayern finalmente logró quedarse con un merecido triunfo. "Este tipo de partidos se definen por detalles. Por eso hay que mantener la concentración durante todo el encuentro. Es cierto que tuvimos un poco de suerte, pero la suerte también hay que forzarla", dijo Klinsmann.

El técnico bávaro quedó conforme con el rendimiento de sus pupilos. Lo único que le preocupa un poco al DT es que dejaron escapar el control del juego en la segunda parte. "Tenemos que tener cuidado y tratar de mantener durante los 90 minutos un mismo ritmo de juego", sostuvo Klinsmann. Ojalá en el próximo partido contra el Olympique de Lyon en Múnich, el conjunto bávaro pueda mejorar los errores mostrados en Rumanía. "Nuestro objetivo es alcanzar los octavos de final y después ver hasta donde podemos llegar. Sabemos que será difícil, pero el primer paso ya está dado", aseguró Rummenigge.