presentada por
Menú
Franck Ribéry está de vuelta

'Estaba ansioso por volver'

El miércoles por la noche por fin llegó el momento. 99 días después de sufrir una grave lesión durante la Eurocopa 2008, Franck Ribéry volvió a vestirse de corto y a jugar por el Bayern Múnich. En el minuto 65 del partido contra el Núremberg, el jugador francés ingresó a la cancha y los 65.000 espectadores presentes en la Allianz Arena recibieron con aplausos al ídolo de la afición bávara. "Nunca había vivido algo así. Todo el mundo en el estadio se paró de sus asientos", comentó Philipp Lahm.

En el entretiempo, el público ya había saludado con aplausos a Ribéry cuando éste saltó a la cancha para precalentar. "Habíamos acordado de que jugaría 30 minutos", contó el francés después del partido. Pero cuando el reloj marcó el minuto 60, el talentoso volante bávaro seguía parado al costado de la cancha visiblemente inquieto. Una y otra vez miró hacia la banca del Bayern. "Estaba muy ansioso por entrar a jugar", reconoció Ribéry tras el encuentro.

Todos felices en el Bayern

En el minuto 62, Klinsmann escuchó al público que pedía a gritos a "Ribéry" y llamó al número siete bávaro. Éste corrió hacia el banquillo, se despojó de su traje de entrenamiento, se puso la camiseta y saltó a la cancha. "Sentí alivio y felicidad", dijo el jugador francés sobre el momento de su ingreso y enseguida agregó: "Me alegro mucho por estar de vuelta. Lo único que quiero es jugar al fútbol."

No sólo Ribéry se mostró feliz y contento por haber vuelto a vestir la camiseta bávara, sino todo el mundo en el Bayern. "Fue un momento importante que hace tiempo estabamos esperando", comentó Klinsmann y luego añadió: "Franck nos aporta mucha creatividad, alegría y sorpresa en el juego." Por su parte, Uli Hoeness dijo: "Estamos muy contentos de ver a Franck nuevamente en la cancha. Todo el mundo estaba ansioso por verlo jugar otra vez y la verdad es que él es un jugador de primer nivel mundial. Estamos felices de poder tenerlo en nuestro equipo."