presentada por
Menú
Empate 3:3 con el Bochum

El Bayern lamenta la pérdida de puntos

El Oktoberfest 2008 no cumplió con las expectativas según confirmaron los organizadores. El mal tiempo y la lluvia impidieron que la tradicional fiesta de la cerveza tuviera el éxito de años anteriores. Lo mismo sucedió con el Bayern de Múnich. En tres partidos jugados durante el tiempo de Oktoberfest, el conjunto bávaro apenas logró sumar un punto. El obtenido el sábado tras empatar 3:3 contra el Bochum. Sin duda un mal resultado para las pretensiones del Bayern este año en la Bundesliga.

"Los resultados de los últimos tres partidos en la Bundesliga no han sido positivos", reconoció un decepcionado Juergen Klinsmann el sábado después del partido en la Allianz Arena. A siete minutos del final, el Bayern ganaba 3:1 y se pensaba que el campeón del fútbol alemán sumaría tres puntos, pero enseguida el Bochum empató el partido y rescató un punto de Múnich.

Zé Roberto figura

"Si vas ganando 3:1 no puedes dejar escapar el triunfo. Este empate es totalmente innecesario. Por errores nuestros dejamos escapar tres puntos importantísimos", dijo Klinsmann y enseguida agregó: "Estamos todos muy molestos. Jugadores y cuerpo técnico. Las cosas no están resultando como lo esperábamos. El Bayern corresponde en un lugar muy diferente al que se encuentra actualmente en la tabla de posiciones."

Durante mucho tiempo pareció que el Bayern se quedaría con un triunfo el sábado por la tarde. Tras abrir tempranamente la cuenta con un gol de Daniel van Buyten (minuto 15), el Bochum empató con un tanto de Sinan Kaloglu (29.), pero enseguida la gran figura del encuentro Zé Roberto (45./68.) lideró al Bayern y con dos goles dejó el partido casi sentenciado.

Molestia generalizada

Casi, porque cuando parecía que el triunfo estaba sellado a favor del conjunto bávaro, el Bochum descontó en el marcador con un gol de Christoph Dabrowski (83.) y enseguida empató con un tanto de Dennis Grote (85.). "Teníamos el partido totalmente controlado, ganando 3 a 1 y sin problemas. Incluso estábamos más cerca de marcar el cuarto y el quinto gol", se mostró desconcertado Uli Hoeness.

Klinsmann no sólo criticó los errores en la defensa, sino sobre todo las ocasiones de gol desperdiciadas en el ataque. De un total de 24 remates a puerta del Bochum, el Bayern sólo pudo transformar en gol tres. "Deberíamos haber ido ganando 5:1 ó 6:1. Tuvimos muchas ocasiones de gol", afirmó el entrenador bávaro.

Décimo primeros en la Bundesliga(

"Cometimos demasiados errores. Yo tuve muchas ocasiones para marcar el 4:1 pero no pude hacerlo", lamentó Luca Toni. Siete veces el goleador italiano remató a portería, pero simplemente no tuvo suerte y se quedó sin marcar. "Tenemos que seguir trabajando y aprender de los errores", agregó Toni.

Tras siete jornadas, el Bayern ocupa el décimo primer lugar en la tabla de posiciones y este ha sido el peor inicio de temporada del conjunto bávaro en muchos años. A pesar de la delicada situación, Bastian Schweinsteiger insiste en mantener la calma. "En la vida hay momentos buenos y malos. Actualmente las cosas no se están dando como deseamos en la Bundesliga, pero tenemos que seguir trabajando", sostuvo el mediocampista bávaro. Por su parte, el presidente de la junta directiva Karl-Heinz Rummenigge dijo: "Tenemos que regresar rápidamente a la senda del triunfo." Ojalá que eso suceda en dos semanas cuando el Bayern visite al Karlsruher SC.