presentada por
Menú
Seis jugadores y tres porteros

Klinsmann trabaja con grupo reducido

Un hermoso día de sol fue el escenario perfecto para el primer entrenamiento de la semana del Bayern. En su día número 100 como director técnico bávaro, Juergen Klinsmann dirigió la práctica en la ciudad deportiva del Bayern y lo hizo ante la presencia de 600 espectadores.

Tres días después del 3:3 contra el VfL Bochum, el entrenador bávaro reconoció que aún están muy decepcionados por el mal inicio de temporada que han tenido en la Bundesliga. "La idea es aprovechar estos días para olvidar los malos resultados recientes y recuperar la alegría de jugar", dijo Klinsmann en diálogo con FCB.tv.

Grupo reducido

Sin embargo, debido a los partidos internacionales que se disputarán el fin de semana, Klinsmann sólo puede contar con la presencia de seis jugadores y tres porteros. Por su parte, los aún lesionados Hamit Altintop y Willy Sagnol trabajan separados en el centro de recreación y Christian Lell, quien sufrió un desgarro muscular hace diez días en el partido contra el Hannover, realizó hoy suaves trotes.

Como es habitual cuando hay receso por partidos internacionales, Klinsmann sumó al trabajo de entrenamiento a los juveniles Thomas Mueller y Mehmet Ekici. Ambos jugadores hicieron la pretemporada con el primer equipo y dejaron una buena impresión.

Complicada situación

"En estos casos podemos aprovechar la situación para hablar intensamente con los jugadores y también para observar a los chicos que juegan en la cantera o en el equipo filial", afirmó Klinsmann. Para mantener el ritmo de juego, el Bayern jugará un amistoso contra el Ingolstadt el jueves. "Ahí los muchachos se podrán divertir un poco", agregó el técnico bávaro.

El próximo partido oficial del Bayern será el 18 de octubre de visita ante el Karlsruhe y la preparación de aquel duelo comenzará dos días antes cuando hayan vuelto todos los seleccionados nacionales. "Es complicado porque muchos de los jugadores llegan cansados producto de los largos viajes. Pero es algo que debemos asumir y tratar de compensar. Necesitamos levantar cabeza en la Bundesliga cuanto antes", dijo Klinsmann y enseguida agregó: "Esta situación siempre ha existido en el Bayern y tenemos que saber convivir con ella. Haremos todo lo posible para armar un equipo que sea capaz de ganar en Karlsruhe."