presentada por
Menú
'Queremos clasificarnos ya'

A por los octavos de final

Sobre el papel es un partido más, pero el Bayern de Múnich se prepara para un partido importante. Ya que el encuentro de Champions League del martes, que le enfrenta al último del grupo, Steaua de Bucarest, podría conllevar la clasificación para la próxima ronda del torneo. "Queremos llegar a los octavos de final, y queremos clasificarnos ya”, afirmó el entrenador Juergen Klinsmann.

Lograr un punto contra el equipo rumano, que no conoce la victoria en los últimos doce partidos oficiales, sería suficiente para clasificarse para los octavos de final. En dos semanas el equipo alemán podría concentrarse en el último partido de la fase de grupos, ya exclusivamente en lograr el primer puesto del grupo. En estos momentos el Bayern se encuentra empatado a puntos con el Lyon. Por eso un empate sería demasiado poco. El equipo quiere ganar para clasificarse como primeros. "Ese es nuestro objetivo“, dijo Mark van Bommel.

Un contrario difícil

Como primero de grupo, el FC Bayern jugaría el decisivo partido de vuelta de octavos en Múnich, ante su afición. "Pienso que es más fácil. Cuando jugando con el Barcelona, ganamos la Champions, jugamos tres veces primero fuera y los partido de vuelta en casa“, comentó Van Bommel, Bastian Schweinsteiger por su parte recordaba: "Así nos clasificamos en el 2007 contra el Real Madrid para cuartos de final”, Tras un 3:2 en Madrid, el equipo se clasificó ganando por 2:1 en Múnich.

Pero primero con el Steaua, le espera al FC Bayern un "contrario difícil", como dijo Juergen Klinsmann. "Esperamos un partido muy, muy difícil. El Steaua está en una situación difícil y esta es su última oportunidad". Si los rumanos pierden en Múnich, tendrían que olvidarse de sus esperanzas de lograr el tercer puesto del grupo, que clasifica para jugar la Copa de la UEFA.

Demichelis y Podolski duda

Pero no sólo por la difícil situación del contrario, sino también por el recuerdo de la victoria por la mínima del partido de ida, el Bayern sabe que tiene que tener cuidado con el Steaua. "Estuvieron a punto, de darnos problemas. Por poco no consiguieron el empate“, dijo Klinsmann acordándose de dos disparos al poste de los rumanos. "Es un equipo muy fuerte, tanto física, como técnicamente, que nos exigirá darlo todo“, comentó el entrenador bávaro, que pidió a sus jugadores ir al partido „muy concentrados y con mucha agresividad“.

Las palabras del entrenador no caerán en saco roto. Bastian Schweinsteiger se toma el partido muy en serio: "No queremos tener que ir a Lyon, con la necesidad de tener que hacer un punto”. El que Martin Demichelis (problemas en las pantorrillas) y Lukas Podolski (problemas de espalda) sean duda, tiene en el Bayern en estos momentos un significado relativo. "Nos encontramos muy bien y tenemos muchas ganas del partido contra el Steaua de Bucarest“, dijo Klinsmann. Pues los octavos de final está esperando.