presentada por
Menú
Un empate también es bueno

El Bayern quiere el pase a octavos

Pese a no poder contar con la presencia del goleador Luca Toni, el Bayern de Múnich quiere rescatar un buen resultado como visitante ante la Fiorentina y acercarse a los octavos de final de la Champions League. “Vamos a Florencia con la idea de conseguir por lo menos un punto. Por ningún motivo queremos perder”, dijo Karl-Heinz Rummenigge el martes antes de partir a Italia.

El presidente de la junta directiva del Bayern dejó en claro que el objetivo mínimo del club es volver con un punto a Múnich. No obstante, los jugadores quieren mantener la buena racha del equipo y hacer todo lo posible por lograr un triunfo sobre la Fiorentina. “Estamos pasando por un buen momento, ganando todos nuestros partidos. Por eso creo que también podemos lograr tres puntos en Florencia“, se mostró optimista Bastian Schweinsteiger. Por su parte, Franck Ribéry dijo: “Es cierto que un punto no sería malo, pero queremos ganar.“

3:0 en la ida

Como líder del grupo F, el Bayern se desplazó a Florencia para jugar el miércoles por la noche contra la Fiorentina. En caso de darse algunos resultados, el conjunto bávaro podría lograr anticipadamente el pase a octavos de final. Para eso necesitan vencer a la Fiore y que el Olympique de Lyon no pierda contra el Steaua de Bucarest. “Supongo que abrocharemos la clasificación”, afirmó confiado Schweinsteiger.

Pese a existir mucha confianza en el conjunto bávaro, también saben que el partido ante la Fiorentina no será para nada fácil. “Será un partido muy complicado ante un equipo que juega muy bien al fútbol“, advirtió Massimo Oddo. El duelo de ida disputado hace 14 días en la Allianz Arena de Múnich, lo ganó sin problemas el Bayern por 3:0, pero tal como dijo Mark van Bommel aquella noche, la Fiore “podría haber marcado muchos goles.” El equipo italiano “desperdició muchas ocasiones de gol” recordó el capitán bavaro. “El resultado es engañoso“, había dicho en aquel entonces Alberto Gilardino.

Toni hará falta

Tras sumar sólo dos puntos en las tres primeras jornadas, la Fiorentina está obligada a ganar contra el Bayern si es que quiere seguir con vida en el certamen europeo. “La Fiorentina está con la espalda entre la espada y la pared”, dijo Rummenigge. En tanto, Juergen Klinsmann cree que el partido en Florencia será totalmente diferente al que se jugó hace dos semanas en Múnich. “La Fiorentina tiene que salir a atacar y por eso creo que tendremos mucho más trabajo”, sostuvo el entrenador bávaro. “Lo más importante será estar atentos en la defensa y aprovechar las ocasiones de gol que sin duda vamos a tener en el ataque“, agregó Rummenigge.

En cuanto al equipo que tendrá a disposición Klinsmann, no han habido cambios respecto a las últimas semanas. Siguen lesionados Hamit Altintop, Willy Sagnol, Philipp Lahm y Toni. Sin duda la ausencia del goleador italiano es la que más le duele al conjunto bávaro. “Nos hubiese gustado mucho que Luca estuviera en este partido. Nos hará mucha falta“, lamentó Klinsmann, quien no quiso confirmar si es que jugará con dos delanteros o con uno solo tal como lo hizo el sábado pasado ante el Bielefeld.

Regreso a Florencia

Para Klinsmann, Lukas Podolski, Schweinsteiger, Tim Borowski y Miroslav Klose, el partido del miércoles será el regreso a un lugar donde vivieron una de las derrotas más dolorosas en sus carreras. Tanto el técnico bávaro como los jugadores estuvieron presentes en la derrota de la selección alemana 1:4 contra Italia en un partido amistoso disputado el 1 de marzo de 2006. “Aquella fue una derrota muy dolorosa en su momento, pero ahora jugamos aquí con el Bayern y es una historia completamente diferente”, comentó Klinsmann.”