presentada por
Menú
Dominando a octavos

El engranaje funciona

Hay algunas situaciones en un partido de fútbol, sobre las que semanas después del partido, cuando se habla de ellas, se hace con emoción. La jugada que en el minuto 71 de partido, el equipo bávaro ofreció a los 64.000 espectadores que el martes acudieron a la Allianz Arena para asisitir al encuentro contra el Steaua de Bucarest, es una de esas situaciones. Una jugada que por si sola, hace que el precio de la entrada esté justificado.

Empezó cerca de la línea de fondo de la portería defendida por Remsing, cuando Zé Roberto, con su elegancia habitual, robó el balón a un contrario e inició un contrataque. 15, 20 metros avanzó con el balón pegado al pie, para a continuación, entre dos jugadores rumanos, dar un pase preciso a Franck Ribéry, quién despues de regatear en el centro del campo a un jugador rumano, puso el turbo y continuó el contrataque, hasta llegar al área contraria, donde un Klose que había quedado libre de marca, aprovechó para rematar al fondo de la red el pase de su compañero francés y así colocar el marcador en el definitivo 3:0.

"El ritmo está ahí, hemos recuperado la confianza en nuestras posibilidades y los automatismos funcionan. Además los goles son fruto de buenas jugadas. Por eso podemos estar hoy muy contentos”, comentó satisfecho el director deportivo Uli Hoeness, tras la brillante victoria, que supuso la clasificación para los octavos de final de la Champions League. "Los goles fueron la lógica consecuencia del juego del equipo. Ha sido divertido y al final nos pudimos relajar y disfrutar”, era el resumen del entrenador Juergen Klinsmann.

Un partido antes de que acabe la fase de grupos, su equipo ha logrado en el grupo F la clasificación para los octavos de final. En el último encuentro el próximo 10 de diciembre en casa del Olympique de Lyon, el Bayern quiere lograr acabar como primero de grupo. Un empate, menos a cero, sería suficiente. "Tenemos que intentar quedar primeros. Así en octavos jugamos primero fuera, contra un equipo que haya quedado segundo de grupo”, dijo Hoeness.

Jugando al nivel que jugó contra el Steaua, el Bayern puede lograrlo. "Hemos controlado el partido completamente", se alegraba Klinsmann. Desde el principio, dirigido por un torbellino como Franck Ribéry, el equipo baváro dominó el partido. "Cada vez va funcionando todo mejor", comentó Klose. "Está muy bien ver como el equipo trenza las jugadas con pases rápidos y el engranaje funciona mejor“, dijo Klinsmann. "Todo el equipo en conjunto está progresando. Nuestro juego ofensivo ha mejorado tanto como nuestro trabajo en defensa", explicó Philipp Lahm.

Si hay algo de este partido, con lo que el equipo no puede estar contento, es con la numerosas oportunidades de gol que no se aprovecharon. "Tenemos que aprovechar mejor las ocasiones de gol. En los partidos importantes de la Champions no se tienen demasiadas", dijo Klose. Aunque el delantero de la selección nacional podía estar contento con su efectividad. El 1:0 (57.) y el 3:0 (71.) los hizo él, y el pase para el 2:0 de Luca Toni (61.) lo dió él. " Somos un trío de ensueño", comentó satisfecho Toni, sobre la compenetración con su compañero en la delantera Klose y con el habilidoso Ribéry, que participó en todos los goles. "Franck es uno de los tres mejores jugadores del mundo”, añadió convencido Toni.

En la Champions League el FC Bayern ha cumplido con la primera parte de sus objetivos y ahora es el turno de la Bundesliga. "Queremos llegar al sitio que nos corresponde, que es el primer puesto de la Bundesliga", comentó Klinsmann ante los dos próximos decisivos partidos, primero contra el Bayer Leverkusen y una semana más tarde contra el líder Hoffenheim. "Son dos partidos muy importantes y decisivos", dijo Toni. Lahm ve al equipo "muy preparado” para estos dos partidos. "Queremos ser campeones de invierno".