presentada por
Menú
El delantero marcó el tercer gol bávaro

Podolski al fin celebró

No fueron pocos los que el sábado, minutos antes del inicio del partido contra el Arminia Bielefeld, se sorprendieron al ver la formación titular del Bayern Múnich. Pese a estar lesionado Luca Toni, su reemplazante Lukas Podolski no aparecía en el once estelar del conjunto bávaro.

Tras las decepcionantes últimas dos actuaciones del delantero alemán, Juergen Klinsmann decidió dejarlo en el banquillo de suplentes. Y al parecer la decisión del técnico bávaro dio resultado, porque tras ingresar en el segundo tiempo, Podolski marcó el tercer gol en la victoria 3:1 del Bayern.

Un gol y una asistencia

Después del partido, Podolski reconoció que sintió rabia al enterarse de que no sería titular contra el Bielefeld. “Queríamos provocar una reacción en él. Que se diera cuenta de la situación“, justificó Klinsmann su decisión de dejar en el banquillo al delantero.

Al final el técnico bávaro hizo todo bien, porque Podolski respondió en la cancha con una buena actuación. El delantero bávaro no sólo marcó el tercer gol del equipo, sino también le dio el pase gol a Franck Ribéry en el 2:1. Tras un carrerón por la banda izquierda, el joven delantero alemán centró con precisión al área, donde apareció el francés y desniveló el marcador.

“Queremos ver a Lukas luchando todos los balones, entregándose al máximo y mostrando ganas de jugar”, dijo Klinsmann y enseguida agregó: “Hoy Podolski jugó muy bien. Desde que ingresó al partido estuvo muy activo y fue un constante factor de peligro para la defensa rival.”

Podolski tranquilo

El propio Podolski también quedó conforme con su actuación y abandonó tranquilo la Allianz Arena. “Hoy anduve bien. Marqué un gol y di un pase gol. Espero que ahora las cosas sigan así“, dijo el atacante bávaro y enseguida reconoció: “Es cierto que los últimos dos partidos no jugué bien y por eso entiendo que el entrenador me haya dejado en la banca.”

Uli Hoeness también alabó la actuación de Podolski contra el Bielefeld. “Ya fui a felicitarlo porque jugó muy bien. Así esperamos que lo haga siempre“, dijo el director deportivo bávaro y luego añadió: “Podolski entró muy enchufado en el partido. Corrió mucho y luchó bastante. Si siempre jugase así no tendría tantos problemas aquí.“

El “regalo” de Ribéry

Todos en el Bayern se mostraron contentos porque Podolski volvió a marcar y a nadie le importó que haya sido a través de un lanzamiento penal. “Lo importante era que volviera al gol. No importa que haya sido con un penal”, dijo Klinsmann. Lo curioso en el asunto es que normalmente el designado para patear los penales es Ribéry, pero en esta oportunidad el francés le cedió el lanzamiento a Podolski.

“Es verdad, normalmente yo lanzo los penales, pero Lukas me cae muy bien y por eso le regalé este tiro. Él necesitaba marcar un gol”, dijo Ribéry y enseguida agregó sonriendo: “El próximo penal lo volverá a patear Franck Ribéry.” Por su parte, Miroslav Klose comentó: “Todo el equipo fue a celebrar con Lukas. Para todos nosotros era muy importante que él volviera a marcar un gol.“