presentada por
Menú
El francés volvió a ser clave

Ribéry sigue mejorando

Basta mirar las estadísticas para ver que Franck Ribéry está jugando cada vez mejor y ya se encuentra cerca de su mejor nivel de juego. Desde que volvió a las canchas hace seis semanas, el talentoso jugador francés ha jugado nueve partidos. En los últimos cuatro encuentros, el mejor jugador de la pasada temporada de Bundesliga fue gran protagonista. Con tres goles marcados y una asistencia, Ribéry ha sido uno de los principales responsables en el alza del juego del Bayern.

”Cada vez me siento mejor. Física y mentalmente me siento bien”, reconoció Ribéry quien hace una semana dijo que estaba en un 85 por ciento de su capacidad futbolística. “No sé si ya estoy en un 100 por ciento, pero me estoy acercando”, dijo el volante bávaro el martes. Sin duda, el rendimiento de Ribéry va en alza y fcbayern.de les cuenta aquí cuáles son las principales razones del buen momento del francés:

Lesión superada
Cuando en la pasada Eurocopa de Suiza y Austria 2008, Ribéry se lesionó defendiendo a la selección de Francia, todo el mundo pensó que sería algo de suma gravedad. Afortunadamente, al final el jugador bávaro “sólo” se fracturó el tobillo y no se dañó la rodilla. “Ya no tengo dolor”, aseguró Ribéry. Contra el Frankfurt y el Bielefeld, el jugador bávaro sufrió sendos golpes en la misma pierna lesionada y no tuvo ningún problema en seguir jugando.

Ganas de jugar
Durante tres meses, Ribéry tuvo que mirar desde afuera cómo sus compañeros jugaban. Y todos los que conocen al volante francés saben que durante ese tiempo lo único que quería era estar en la cancha. “La verdad es que no podía seguir esperando. Lo único que quería era volver a jugar”, dijo Ribéry en septiembre tras celebrar su regreso a las canchas. Hasta el día de hoy Ribéry disfruta cada minuto en el terreno de juego. “Siempre tengo ganas de jugar y de darles alegría a los hinchas”, dijo el francés.

Aprendió alemán
Hace una semana, en una conferencia de prensa, Ribéry respondió a las preguntas hablando por primera vez en alemán. “Al comienzo me comunicaba sólo con gestos. Me da mucha risa cuando lo recuerdo”, dijo el jugador y enseguida agregó: “Ahora entiendo y hablo el idioma mucho mejor, aunque aún no es perfecto.”

A gusto en Múnich
A los avances que ha hecho en el aprendizaje del idioma, se suma que Ribéry se siente muy a gusto en Múnich. “La temporada pasada ya me sentía muy bien en esta ciudad. Aquí en Múnich se pueden hacer muchas cosas, sobre todo con los niños”, sostuvo el francés y luego añadió: “Lo que más me gusta es la gente. Todo el mundo es muy simpático y educado. No hay empujones y griteríos. Cuando la gente quiere un autógrafo o una foto, pregunta muy respetuosamente. Eso me gusta mucho.”

Un amuleto
La mayor razón del buen momento que vive Franck Ribéry está en su muñeca. Allí el jugador francés porta una pulsera que lleva gravado el nombre de su mujer Wahiba. Según contó Ribéry, el amuleto es una parte del vendaje que llevaba en el tobillo lesionado. “Mi mujer me dijo que mientras lo usara iba a jugar bien y marcar goles. Hasta ahora funciona muy bien”, afirmó el número siete bávaro.