presentada por
Menú
Ribéry conquista Lyon

“Mejor no se puede jugar”

A donde quiera que se le vio en Lyon, los aficionados se abalanzaron hacia él para demostrarle su admiración; en el aeropuerto, en el hotel, en el restaurante, los franceses, incluso los seguidores del equipo rival, le rindieron respetos a Franck Ribéry, quien dejó su huella dentro y fuera de la cancha en la visita del Bayern a su país natal.

“Eso demuestra que la gente no ha olvidado que soy francés, así juegue para el Bayern” dijo Ribéry honrado de tanta demostración de cariño tributado al recientemente coronado como mejor jugador de fútbol de Francia.

Primer gol en la Champions

“Un poco especial” fue el partido, aceptó el volante que marcó por primera vez un gol en la Champions League, sirvió otro y participó en el tercero. Los diarios franceses hablaron del “diablo” en las filas del Bayern al calificar su actuación.

“Mi primer partido en Francia con el Bayern fue un éxito, me alegra haber marcado un gol y haber hecho el pase para otro” dijo Ribéry al final del encuentro, mientras Franz Beckenbauer, sin ocultar su alegría, no ahorró elogios: “mejor no se puede jugar” aseguró.

Apoyo del club y el equipo

Juergen Klinsmann declaró que “esa creatividad, ese instinto y ese atrevimiento, son algo especial” y sostuvo que el francés es “muy, muy importante” para el éxito del equipo, y resaltó también que “el club hace todo para que él se sienta bien, y en el equipo hay quienes trabajan para él, para que pueda tener gran libertad, por ejemplo Zé Roberto, Lahm o Borowski”.

Sus compañeros también muestran gran respeto y cariño, Daniel van Buyten sostiene que “desde que Franck está en el Bayern juega mejor”, y Luca Toni, con una sonrisa en la boca, le dice frente a los periodistas a manera de broma colegial: “Ribéry no es nada, ¡nada!”.