presentada por
Menú
Gran gala de circo

Las estrellas del Bayern bajo la carpa

Con una gala de circo en el circo Krone en Múnich, el Bayern inició el ambiente festivo de las próximas Navidades, alegrando a grandes y pequeños. Junto al equipo, directivos, empleados y patrocinadores, con sus familias, además de los jugadores de los equipos juveniles, el club invitó a 1.500 niños al espectáculo.

"Después de la experiencia de los últimos años, queríamos hacer algo diferente y creo que está muy bien ir al circo con tantos niños, pasarlo bien y darles esa alegría a los más pequeños", dijo Uli Hoeness, sobre las tres horas de espectáculo, en las que para sorpresa de todos, participaron no sólo elefantes, lamas y otros animales, sino también alguna que otra estrella del primer equipo.

"Esto es muy bonito, el circo es siempre algo especial. De pequeño me gustaba mucho ir al circo", confesó Philipp Lahm, que dos días antes había participado en el mismo sitio en un espectáculo parecido. Pero esta vez no fue él, sino entre otros el entrenador Juergen Klinsmann, quien junto al payaso Jimmy Folco bajó a la pista. "Vivir de cerca un espectáculo así, es algo especial".

Eso debió pensar también Luca Toni, cuando el lanzador de cuchillos Patrick Brumbach le pidió que se colocase en la pared de madera. Pero no sólo el goleador italiano, sino algún que otro espectador no las tenía todas consigo. "He pasado un poco de miedo por Luca", reconoció Klinsmann. Pero el que más sudó fue el propio Toni. Aunque el italiano se mostró muy valiente, gracias también al lanzador Brumbach, quien comentó que como aficionado del Bayern de Múnich, "fui especialmente prudente".