presentada por
Menú
6 meses de Klinsmann

'Los méritos de Juergen son evidentes'

La Navidad la pasará Juergen Klinsmann con su familia en California, pero en la cabeza seguirá en el Bayern de Múnich. "Seguiré en contacto telefónico permanente con Karl-Heinz Rummenigge“, dijo el entrenador, para él que es "una pena, que sea ahora la pausa invernal". Pues Klinsmann había empezado a recojer los frutos de su trabajo en el club de Múnich.

"Juergen ha revolucionado el club", dijo Franz Beckenbauer sobre los primeros seis meses del entrenador residente en California, que en verano llegó con muchas ideas y conceptos nuevos. El centro de recreación y entrenamiento, jornadas de ocho horas, métodos de entrenamiento, filosofía de juego y mucho más - "hemos cambiado muchas cosas y eso claro no ha sido fácil para los jugadores", dijo Klinsmann.

Klinsmann encuentra el equilibrio

Tras medio año Beckenbauer piensa que "las ideas de Juergen dan resultado". Después de un "inicio renqueante" (Klinsmann) el equipo llega a la pausa de invierno en la Bundesliga con una serie de 16 partidos oficiales sin conocer la derrota, en la Bundesliga está empatado a puntos con el líder, el Hoffenheim y en la Champions League se ha clasificado para octavos de final con los mejores resultados de todos los 32 equipos que participaron en la fase de grupos.

"Estamos muy satisfechos. Juergen hace un buen trabajo, sus méritos son evidentes", comentó Rummenigge sobre el trabajo del entrenador. Klinsmann ha conseguido "un equilibrio", entre los valores tradicionales del club y el fútbol moderno. "Esta mezcla le ha salido muy bien".

El trabajo de convicción lleva su tiempo

También Klinsmann está satisfecho. "Estamos ahora, donde queríamos", comentó el entrenador de 44 años, recordando "medio año muy vivo y emocionante". "Ha sido un proceso interesante, que me ha divertido. No tuve nunca dudas, de que venir al Bayern, había sido una decisión acertada".

Aunque al principio Klinsmann se tuvo que enfrentar con algunos problemas. Jugadores importantes estuvieron mucho tiempo lesionados, los que participaron en la Eurocopa se incorporaron tarde y por supuesto el entrenador tuvo que convencer a los jugadores de la idoneidad de sus conceptos. "Funciona cuando los chicos se dan cuenta de que no estoy aquí para hacer mis cosas, sino para que mejoremos y podamos competir con los mejores y ser mejores. Y esto lleva su tiempo".

También el entrenador aprende

Pero también ha sido un proceso de aprendizaje para Klinsmann y sus colaboradores. Y así cambios que se fue viendo que eran contraproductivos, se revocaron. Ahora la noche antes de un partido en casa, el equipo vuelve a pasarla en un hotel y no como en principio planteó Klinsmann en casa. "Cuando te das cuenta que le hace bien al equipo, hacer algún cambio, entonces tienes que hacerlo".

Un trabajo con tacto y concienzudo traen finalmente los éxitos. "El equipo está en forma", comentó Rummenigge – resultado del intenso entrenamiento, explicó Klinsmann. "Muchos partidos se deciden en la segunda parte o al final del encuentro. Esto son los fundamentos que necesitamos, para poder estar ahí a nivel europeo".

Rápido, ofensivo y dominante

No sólo en el tema de la condición física ha sido importante el nuevo centro de entrenamiento. Gracias al ambiente muy profesionalizado los jugadores pueden concentrarse más en su trabajo. "Ahora pueden dedicar más energía a su trabajo. Se ven los primeros avances", dijo Klinsmann. Y Rummenigge por su parte: "Nuestros jugadores han mejorado individualmente. Philipp Lahm, Bastian Schweinstiger, Franck Ribéry – todos han mejorado".

Jugadores que mejoran individualmente, mejoran al equipo, esa es la idea, que Klinsmann tenía a principios de temporada, cuanto más avanzaba la primera vuelta más se iba viendo el resultado. "Teníamos como objetivo: jugar un fútbol rápido, un fútbol de ataque, un fútbol de dominio. Eso poco a poco se ha ido realizando", dijo el entrenador.

Con confianza en la segunda vuelta

Pero el trabajo de Klinsmann acaba de empezar. Cuando el equipo se reincorpore el 2 de enero de las vacaciones de Navidad, hay que seguir trabajando. Klinsmann tiene ganas del siguiente medio año: "Ya tenemos el fundamento, que nos permite, con confianza empezar el año. No tenemos que escondernos de ningún equipo europeo".