presentada por
Menú
Igualados en puntos con el Hoffenheim

Situación ideal para la segunda ronda

Una gran parte del equipo se reunió este domingo en la tarde en torno al entrenador, en las afueras de Múnich, mientras el líder de la Bundesliga, Hoffenheim, enfrentaba al Schalke en el último partido de la primera ronda del campeonato. “Nosotros tenemos algo mejor que hacer, vamos a celebrar nuestra fiesta de navidad” contestó el sábado el gerente deportivo Uli Hoeness a la pregunta sobre si vería el partido en televisión; Philipp Lahm por su parte sostuvo que “no lo veré porque ya empezaron las vacaciones”.

En caso de que los integrantes del club verdaderamente no hayan visto el encuentro, su resultado lo debieron haber recibido con satisfacción: el Hoffenheim y el Schalke se dividieron los honores con un empate (1-1), y aunque el primero se alzó con el título de otoño, está empatado en puntos con el Bayern y sólo la diferencia de goles inclinó la balanza a su favor.

Un punto menos que en la temporada pasada

El entrenador Juergen Klinsmann ya rindió un positivo balance de la primera mitad del campeonato: “el equipo ha jugado excelente en los últimos meses y hemos conseguido una excelente situación de partida para la siguiente ronda, da lo mismo que pase con el Hoffenheim, nosotros estamos allí donde queríamos”.

Después de algunos “problemas al principio” (Klinsmann) en esta temporada el Bayern ya acumula 16 partidos oficiales sin conocer la derrota, y en la Bundesliga sumaron 35 puntos, apenas uno menos que el año pasado a esta altura, cuando compartía el primer lugar con el Bremen. “Al final hemos entregado un increíble rendimiento, el equipo está en forma y tiene un gran espíritu de grupo y una enorme voluntad, por eso nos podemos despedir confiadas a la pausa invernal” declaró Hoeness.

Klinsmann: Merecido punto para el Stuttgart

“Nuestra desventaja en puntos fue más grande, ahora tenemos 16 partidos sin perder y creo que estamos de muy buen animo. Si seguimos así no nos va a parar nadie” dijo el capitán Mark van Bommel declarando la guerra a los competidores.

En Stuttgart sólo un gol de ultimo minuto paró al Bayern, “pero cuando se mira el partido un día después, entonces se ve que el Stuttgart también merecía el punto” dijo Juergen Klinsmann en entrevista con FCB.tv que se emitirá mañana.

Mucho más que el empate a segundos del final del partido, molestó la decisión del árbitro de expulsar a Massimo Oddo en el minuto 85 por una acción en la que, según Hoeness, “no se debió mostrar la roja”, una opinión respaldada por Klinsmann: “fue una decisión fatal, mostrar en esa jugada la tarjeta roja fue un error que le dio la vuelta al partido”.

Rummenigge, por su parte, se mostró muy optimista por la forma en la que se cerró el año: “vamos por buen camino y tenemos razones para confiar en el futuro, seguimos vivos en todas las competencias, tanto nacional como internacional, y tenemos grandes metas; nuestros rivales la tendrán difícil”.