presentada por
Menú
“Ningún rival fácil”

Sólo huesos duros de roer

Tres españoles, dos ingleses, un italiano y un portugués, son los posibles rivales del Bayern Múnich en octavos de final de la Champions League, todos ellos (Real y Atlético de Madrid, FC Villarreal, FC Chelsea, Arsenal, Inter Milán o Sporting Lisboa) huesos duros de roer que quedaron segundos en sus grupos. El próximo 19 de diciembre se llevará a cabo el sorteo en Nyon, entonces se sabrá en definitiva con quién tendrá que vérselas el campeón alemán.

“Parece que nos tocarán sólo enemigos de peso” dijo el gerente deportivo del Bayern, Uli Hoeness, luego la victoria 3-2 en Lyon que colocó al equipo de Múnich de primero en su grupo.

Ningún rival fácil

El trío ibérico, todos posibles rivales del Bayern, se vio relegado a la segunda posición en sus grupos ante clubes de gran calibre como el defensor del titulo Manchester United, Juventus Turín y el FC Liverpool.

Lo mismo aconteció con los dos clubes de la capital inglesa, el campeón italiano y el equipo portugués, que se vieron superados en la ronda grupal por AS Roma, Panathinaikos Atenas, el FC Barcelona y el FC Porto. “No hay rival fácil, tomaremos el rival que nos toque y nos alegramos por el próximo partido” sostuvo el entrenador Juergen Klinsmann.

Partido de vuelta en el Allianz Arena

Los bavaros estaban todos de acuerdo en asegurar que es “una ventaja de locos”, en palabras de Hoeness, cerrar los juegos de octavos de final en casa. “Será un hueso duro de roer, pero ya lo vimos contra Hoffenheim, el Allianz Arena es, gracias a su ambiente, nuestra fortificación” aseguró Hoeness.

Klinsmann piensa que a ese nivel no hay tareas sencillas: “estamos al mismo nivel que los posibles rivales, serán partidos con opciones de 50/50 para ambos y todo dependerá de cómo nos encontremos el día del juego”. En el Bayern están muy orgullosos de esta clasificación, la segunda mejor en la historia del club en la serie de rondas de la Champions League.

En una prueba del sorteo, el “Kaiser” Franz Beckenbauer, presidente del Bayern, sacó primero al Real Madrid como rival, el mismo que superó hace dos años; y luego al Chelsea, a quien entonces dejó en el camino en cuartos de final. “Sea quien sea, no se pueden hacer pronósticos” advirtió un precavido Hoeness.