presentada por
Menú
150.000 peticiones de entradas

Un partido con tintes de Champions League

El martes las líneas telefónicas del departamento de entradas del Bayern de Múnich, volvían a echar humo. Decenas de aficionados intentaban insistentemente, conseguir alguna entrada para el partido contra el TSG Hoffenheim del próximo viernes en la Allianz Arena. En total 650 peticiones habían llegado por teléfono y correo eléctrónico, hasta el martes a medio día, pero la respuesta era siempre la misma: ¡lleno!

Hace ya semanas, que se acabaron las 69.000 entradas para este partido. "Podríamos haber vendido unas 150.000 entradas", informó Oliver Meßthaler, director del departamento de entradas, sobre la gran demanda. Su petición: "¡Por favor no sigan llamando, no tiene sentido!"

Pero no fue así siempre. En agosto, durante la venta anticipada de entradas para la primera vuelta, incluso aficionados que no fueran socios, hubieran podido comprar entradas para este partido. "Pero tras el éxito deportivo del Hoffenheim, semana a semana fue subiendo el interés por este encuentro. Desgraciadamente no pudimos atender las peticiones de los aficionados, todas las entradas estaban vendidas", dijo Meßthaler. El propio TSG Hoffenheim vendió todas las 6.500 entradas que le correspondían como visitante. No muchos equipos lo han conseguido esta temporada.

El actual campeón Bayern de Múnich, contra el recien ascendido Hoffenheim. Un partido que hace unos meses hubiera estado predestinado a ser un clásico David contra Goliat, se ha convertido en un partidazo. El duelo entre el segundo y el primero de la clasificación es ahora "el partido“ de la primera vuelta, como comentó el director de comunicación del Bayern, Markus Hoerwick, sin exagerar. "Se ha convertido en un partido, que interesa a toda Alemania".

También él y su equipo han tenido mucho trabajo en los últimos días y semanas. "La importancia de este partido se refleja también en el número de acreditaciones“, dijo Hoerwick. Unos 300 representantes de los medios de comunicación y fotógrafos estarán presentes el viernes en la Allianz Arena y a ellos hay que añadir los miembros de los equipos de televisión. En unos 100 paises se retransmitirá en directo el encuentro. Dimensiones de un partido de Champions League. "Toda Alemania y la mitad de Europa estarán pendientes del partido", dijo Hoerwick.

"Para los aficionados, este es un momento que esperan desde hace semanas ", comentaba Juergen Klinsmann, para él que es normal el interés alrededor del partido. El entrenador del Bayern cree, que los espectadores verán un partido emocionante y espera encontrar muy buen ambiente en el estadio. De algo de lo que está seguro Klinsmann, es de que "el partido llega en el momento oportuno".