presentada por
Menú
El sueño de Zé Roberto

“Quiero ganar la Liga de Campeones“

Con un amable “servus” (saludo típico bávaro) se presentó Zé Roberto y tomó asiento en la mesa llena de micrófonos. Expectante, observó la sala de conferencias improvisada en el hotel y finalmente dijo: “Podemos comenzar”. Casi 20 minutos charló el brasileño en un perfecto alemán y hasta se atrevió a decir algún que otro dicho. Fue una de las conferencias de prensa más entretenidas que haya dado Zé Roberto como jugador del Bayern.

“Ya soy un hombre grande. Con 34 años, una preparación fuerte se hace difícil”, dijo guiñando un ojo y agregó: “Pero no tengo problemas. Y si seguimos entrenando así, seguramente lograré volver a estar en la misma forma que en la primera vuelta”.


Todas las libertades

En esta temporada, el campeón del mundo de 2002 fue sin dudas uno de los mejores del equipo. “Según mi punto de vista, ésta es mi mejor temporada desde que estoy en el Bayern”. Convirtió cuatro goles entre la Bundesliga y la Liga de Campeones, uno de ellos, el que significó un importante empate con el Olympique de Lyon, de cabeza. ¿Por qué es tan bueno ahora? “Con Ottmar Hitzfeld jugaba en una posición más defensiva, con Klinsmann tengo más libertad a la hora de atacar. Eso me divierte”.

El jugador más grande del plantel del Bayern sigue divirtiéndose también en el entrenamiento cotidiano, ahora en Dubai. “Lástima que nos quedamos sólo diez días”, dijo sorprendiendo a los presentes, “me gustaría poder seguir entrenando aquí antes que tener que volver a los diez grados bajo cero”. Los brasileños son conocidos por sufrir los fríos días de invierno. “Pero juego hace tanto en Alemania que ya no tengo tantos problemas con el clima”, aseguró Zé.

Pero el invierno en Alemania no sería un factor decisivo a la hora de negociar con el Bayern. Hasta fines de temporada, Zé está comprometido con el club, pero los directivos quisieran contar con él un año más. “No nos preocupamos mucho ahora, tenemos tiempo hasta fines de marzo, principios de abril para resolverlo”, consideró el manager Uli Hoeness, quien no ve motivos para sentir presión.


Todavía indeciso

También Zé quiere pensar bien su decisión. “El club quiere alargar, pero yo no lo sé todavía”. Próximamente, su representante se reunirá en Múnich con los directivos del Bayern. En las vacaciones de invierno no estuvo pensando en su futuro deportivo, sino que aprovechó cada momento para disfrutar con su familia en Brasil. “Mi padre murió en agosto, fueron las primeras navidades sin él, no fue fácil”. Fue la única vez, en esta conferencia de prensa, que se puso pensativo.

A penas se le preguntó sobre las posibilidades del Bayern para esta temporada, sus ojos volvieron a brillar. “Las perspectivas son buenas, vamos por el buen camino”, dijo Zé, quien junto a Franck Ribéry y Philipp Lahm forma el lateral izquierdo más fuerte del fútbol europeo. “Ribéry tiene un potencial muy alto, yo también tengo algo (risa).
Pero no sólo nuestra banda izquierda es buena, sino que todo el equipo lo es”. Zé Roberto está convencido de que en esta temporada todo es posible. ¿Todo? “La Liga de Campeones es mi sueño, quiero ganar el título”.